Santo Tomás, el vino mexicano que está en las nubes

Foto: Especial

En México, la industria vinícola mantiene un crecimiento anual a doble dígito, con un valor de 32,000 millones de dólares, y año tras año en la temporada de vendimia reafirma su madurez.

De acuerdo con datos del Consejo Mexicano Vinícola, en los últimos cinco años, el consumo de vino en el país ha aumentado de 450 a 950 mililitros per cápita, mientras que una de cada tres botellas que se consume se produce en territorio nacional.

A decir de las proyecciones, este crecimiento será constante a mediano y largo plazo, trayendo más oportunidades para las empresas de este sector, las cuales tienen que estar preparadas para responder a la demanda que muestran los consumidores mexicanos, siendo la adopción de nuevas tecnologías la respuesta para lograrlo en la economía digital.

Las ventajas que las soluciones en la nube como SAP Business One ofrecen a estas empresas se ven reflejadas en la optimización de sus procesos clave y la obtención de información estratégica que deriva en mejores decisiones. Ejemplo de esto es Bodegas Santo Tomás de Grupo Pando, que ha visto en la transformación digital el catalizador que le ha permitido mantenerse competitiva ante los grandes corporativos.

Jesús Gazca, Gerente de Tecnologías de Información de Grupo Pando, señaló en SAP Innovation Tour 2018, que primero identificaron la necesidad de implementar un proyecto de innovación en toda la organización para ser más competitivos a través de la mejora de los procesos de negocio, misma que se logró con soluciones de SAP, y así hacer frente a los retos que marca la industria.

El uso de soluciones tecnológicas está permitiendo que la industria vinícola digitalice todos sus procesos, ya sea de operaciones, manufactura o venta de productos. Ahora, estas compañías son capaces de detectar oportunidades en tiempo real para sus estrategias de comercialización o distribución, por mencionar algunas, por lo que la información tiene más valor que nunca en un mercado cada vez más hiperconectado.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario