Robots móviles autónomos para impulsar fuerza laboral

La próxima generación de robots autónomos está llegando a las fábricas. Foto: Especial

Hace años, los robots eran pensados como producto de la ciencia ficción, o que solo en caricaturas eran posibles; sin embargo, el futuro nos alcanzó y hoy son una realidad que funcionan en diferentes aspectos, especialmente en las industrias y fabricación, que por muchos años estuvieron dominadas por hombres y mujeres.

De una forma asequible y accesible, la próxima generación de robots móviles autónomos está llegando a las fábricas, y son más inteligentes, ágiles y fáciles de usar que nunca, pero son más que vehículos automáticos en el piso de producción.

Para Omar Alejandro Aquino Bolaños, Sales Director para Latinoamérica de MiR, las mejoras en la movilidad y la navegación autónoma están redefiniendo lo que significa colocar un robot dentro de una fábrica, trabajando de la mano con las personas que componen la fuerza laboral de fabricación.

Pero ¿cómo exactamente trabajan estos robots? ¿qué tareas pueden realizar ahora y en el futuro? Antes de explicar la forma en cómo los robots se han comenzado a integrar ya a la fuerza laboral, es importante abordar una interrogante recurrente para muchas empresas y personas.

Coexistencia entre robots y humanos

La perspectiva triste de robots que reemplazan a humanos en el lugar de trabajo ha comenzado a cambiar gradualmente. De hecho, el sentimiento general parece haber crecido exponencialmente más optimista.
Un reciente estudio desarrollado por MetLife, destaca que alrededor del mundo 56% de los empleadores y 49% de los empleados mencionan que son optimistas sobre las tecnologías de automatización como inteligencia artificial, análisis y robots.

De acuerdo con la Asociación de Industrias Robóticas, se envió un número récord de robots a empresas en Latinoamérica durante 2018. Tanto las unidades enviadas como los ingresos por envío alcanzaron niveles récord. Esta tendencia solo se espera que continúe.

La Federación Internacional de Robótica (IFR) en su estudio, El impacto de los robots en la productividad, el empleo y el empleo, estima que más de 2.5 millones de robots industriales estarán en funcionamiento en 2019. Esto representa una tasa de crecimiento anual promedio del 12% entre 2016 y 2019.
Similar al estudio de MetLife enfocado a los empleados, la posición de la IFR sobre el papel que juegan los robots en el lugar de trabajo es positiva. De hecho, la IFR cree que los robots aumentarán la productividad, lo que aumentará la demanda, lo que a su vez puede crear aún más oportunidades de trabajo en el futuro.

Si bien esta capacidad para que los trabajadores y los robots coexistan puede parecer exagerada para algunos, los robots móviles ya están facilitando la vida de los trabajadores de todo el mundo.

Amazon es una de las empresas que ya tiene robots móviles autónomos trabajando en sus almacenes, mientras que Rakuten Super Logistics también está haciendo lo mismo con la tecnología autónoma de robótica de almacén en sus operaciones.

Estos ejemplos representan solo la frontera de los robots móviles que trabajan en la industria manufacturera. Las mejoras están inevitablemente en camino.

Los beneficios

El robot autónomo móvil dentro de la fabricación de próxima generación será, sin duda, una parte muy valiosa del equipo de producción.

Ya no serán solo máquinas fijas en un lugar. En cambio, serán herramientas tecnológicas sofisticadas con la habilidad de moverse alrededor del piso de las fábricas, contando con flexibles y adaptabilidad en un sin número de aplicaciones.

Los robots pueden ayudar a los trabajadores gracias a puntos clave que es importante destacar:

  • Optimizan la atención enfocada en la experiencia del usuario
  • Cuentan con interfaces de usuario más intuitivas
  • Poseen orientación visual integrada
  • Cuentan con sensores mejorados que permiten a los robots detectar y responder a su entorno.

Al permitir que los robots lleven la carga, los trabajadores humanos podrán concentrarse en el trabajo que realmente importa. Y mejor aún, los robots no toman descansos, por lo que el trabajo es continuo.

Además de los beneficios obvios relacionados con la eficiencia, las compañías también pueden esperar experimentar menos lesiones en el lugar de trabajo relacionadas con levantar objetos pesados, sobreesfuerzos y movimientos repetitivos, un sueño hecho realidad para los coordinadores de recursos humanos del mundo manufacturero.

Sin embargo, todas estas mejoras no significan nada si los robots están fuera del alcance debido a sus costos. Afortunadamente, la automatización se ha vuelto cada vez más asequible a lo largo de los años, lo que permite a las empresas poner los robots a trabajar más rápido y más fácil que nunca.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario