Pymes, la clave para la innovación de Clip

Ricardo Muñoz, Director de Mercadotecnia y Logística de Clip. Foto: Especial

La empresa mexicana Clip nació para hacer crecer a otros negocios, ése es su propósito desde su fundación en el 2013.

La compañía, creada por Adolfo ­Babatz, ha tenido un fuerte impacto en el mercado por su tecnología que permite aceptar todas las tarjetas de crédito, débito y vales de despensa, sin tener que recurrir a contratos con terminales punto de venta.

En entrevista con El Economista, ­Ricardo Muñoz, director de mercadotecnia y logística de Clip, declaró que más que generar ingresos como empresa, lo más importante de su modelo es ayudar a otros emprendedores a crecer, como son las pequeñas y medianas empresas (pymes), pues saben que la colaboración es primordial en la actualidad.

“Todos partimos del mismo punto y nosotros queríamos que el crecimiento de todos fuera más sencillo. Ahí nace nuestro espíritu emprendedor de crear tecnología y hacerla accesible para todos los negocios de cualquier industria”, declaró.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, indican que en ­México hay 4.1 millones de mipymes, posicionándose como las principales generadoras de empleo e ingresos al país; sin embargo, muchas veces no pueden despuntar como se desearía por diversas causas, principalmente, por la tecnología.

Asimismo, se enfrentan a procesos burocráticos largos y tediosos. Esto es lo que los emprendedores de Clip vieron y decidieron cambiar, porque si los pequeños negocios crecen, la economía lo haría y a la par todas las personas.

Innovación, la base

Muñoz indicó que gran parte de su éxito como empresa es la innovación constante. Muestra de ello es que en estos siete años han lanzado cinco dispositivos de forma constante, así como servicios que ayudan a tener una mejor organización y aumentar ganancias como el servicio de recargas telefónicas.

“Nuestro clip es la innovación y la base de la innovación está orientada desde las necesidades de los negocios, que siempre los escuchamos. Les llevamos lo que exactamente quieren y es por ello que lanzamos nuevas propuestas de forma constante. El mercado nos dicta el ritmo, no podemos esperar mucho tiempo para seguir innovando”.

Otro elemento es ser transparente desde el comienzo, sin tener las famosas letras chiquitas que otras empresas dan. Su sistema sólo se basa en cobrar 3.6% de comisión y la compra del lector de tarjetas sin nada más.

Esto ha permitido que los comerciantes mexicanos incrementen sus ventas. Muñoz señaló que los clientes de Clip reportaron un incremento en sus ventas al incorporar todo el portafolio de la compañía. Para ellos, ése es el resultado de que su emprendimiento crece favorablemente, más allá de las ganancias que puedan obtener.

El sueño que comenzó con tres personas, hoy se ha transformado en 400 colaboradores, a quienes llaman clippers, que en conjunto trabajan por facilitar la vida de los pequeños comerciantes.

Para Muñoz la prueba más difícil es que a pesar de crear tecnología accesible, aún hay miedo de usarla por creer que será costosa o difícil. Por ello, el trabajo es eliminar estos mitos con productos simples, fáciles e intuitivos de manejar.

Por ahora su trabajo se concentra en México, donde quieren que todos los comercios del país, de cualquier sector, tengan la tecnología para crecer. En un futuro, no descartan la internacionalización.

“Siempre vamos a estar orientados en solucionar cualquier situación en pro de que el negocio venda. Ellos quieren vender más, tener mayores ingresos y nosotros somos la herramienta que ayudará a ello”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario