Pagos contactless, ¿qué son y cómo funcionan?

Foto: Especial

Parte del boom de las tecnologías financieras que ha estallado en los últimos años se ha centrado en mejorar los procesos de pago que hacemos día a día y para combatir malas prácticas como la clonación de tarjetas y robo de identidad la propuesta de pagos contactless ha tomado fuerza últimamente.

Los contactless payments o pagos sin contacto son aquellos que pueden realizarse a través de sistemas que no requieren de contacto físico entre los dispositivos utilizados para ello (como tarjetas o dispositivos móviles) y las terminales punto de venta; es decir, basta con acercar el dispositivo a una terminal para que el cobro se efectúe. Para el 2022, se estima que 58% de los pagos, en regiones como Europa, Estados Unidos y Canadá, se hagan mediante tarjetas contactless y 38% a través de dispositivos móviles, como smartphones y smart watches, según el documento CGI Global Payments Research 2017.

En México, hay varias compañías que ya ofrecen este tipo de tecnología a sus usuarios, entre ellas BBVA Bancomer, con su producto BBVA Wallet; Citibanamex, con Citibanamex Pay, y Samsung y Visa, con Samsung Pay, por mencionar algunos, mientras que, en otras partes del mundo, hay alternativas como Apple Pay y Google Pay.

Cada uno de estos productos se diferencia del otro, principalmente, por los plásticos y emisores que acepta. Mientras que los productos de BBVA y Citi sólo aceptan tarjetas de dichos bancos, Samsung Pay ofrece la posibilidad de albergar tarjetas de distintos bancos e incluso datos de tarjetas de lealtad.

Sobre el producto de Samsung y Visa, Francisco Martínez, gerente senior de Valor y Servicios Agregados en Samsung México, comentó que se trata de una billetera digital donde se pueden registrar tarjetas de pago de los bancos emisores participantes dentro del celular.

“Al realizar el pago en un punto de venta físico, en lugar de deslizar o insertar la tarjeta, se activa la billetera en el celular, se acerca y la información de pago se transmite a la terminal”, explicó.

Los pagos contactless son posibles mediante la tecnología near field communication (NFC), que requiere que la terminal esté habilitada para este tipo de pagos, o bien, en casos como el de Samsung, también se usa la tecnología magnetic secure transmission, que permite pagar incluso en terminales que no están habilitadas para la tecnología NFC, ya que emulan la banda magnética de las tarjetas.

¿Qué tan seguros son?

Una de las ventajas de este tipo de pagos es que la información sensible de una tarjeta —como los 16 dígitos del plástico, su fecha de expiración o código de seguridad— no se guardan en el dispositivo, sino que se sustituyen por códigos paralelos que garantizan que la información sea segura, un proceso que se conoce como tokenización.

“Si bien los datos sensibles de pago son los que alimentan el registro de la tarjeta de manera inicial, esa información nunca se almacena en el dispositivo”, enfatizó el directivo de Samsung.

La información tokenizada se guarda dentro del dispositivo en una bóveda llamada Knox, agregó. “Si alguien intenta hackear el celular no llega a esa capa, ya que hay un monitoreo constante y, ante cualquier ataque de malware que pudiera sufrir el teléfono, se bloquea la bóveda y el dispositivo queda inutilizable, pero nunca se compromete esa información”, dijo.

Además de la información tokenizada y resguardada, este tipo de pagos también tienen medidas de seguridad, como la autenticación mediante un código de cuatro dígitos e incluso con huella digital o lector de iris para dispositivos más avanzados y se tiene la alternativa de guardar la información de manera remota en caso de robo o extravío.

A pesar de estas medidas de seguridad, hay algunas que como usuarios deben considerarse. Al respecto, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros recomienda que evite que otra gente vea su código de seguridad u otra información bancaria al pagar a través de estos medios.

Además, rescata algunas recomendaciones como no aceptar ayuda de extraños al realizar uno de estos pagos y tener cuidado al descargar la aplicación requerida para el pago en su celular (se recomienda hacerlo desde tiendas virtuales oficiales como Play Store o Apple Store).

Por último, se sugiere activar las notificaciones de su banco para llevar un mayor control de sus gastos y, en caso de que note alguna actividad sospechosa, notifíquelo de inmediato.

juan.tolentino@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Juan Tolentino Morales / El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.