Un negocio en línea es seguro

La educación tecnológica es importante para aumentar la seguridad de la operación (Foto: cortesía)

Invertir en sistemas de seguridad te permitirán consolidar tus ventas en la web al ganar la confianza de tus clientes.

Contar con sistemas cada vez más seguros, diversas opciones de pago y ofrecer productos atractivos, son algunas de las clave para tener éxito en el comercio electrónico, y ganar la confianza de los consumidores.

“Para recuperarse de las transacciones no realizadas, los vendedores deben trabajar duro para ayudar a los clientes a superar sus temores. Saben que el mercado en línea está plagado de fraudes de phishing cada vez más sofisticadas que atraen a los clientes a sitios bastante convincentes que parecen reales, diseñados para robar números de tarjetas de crédito, entre otros”, explica Verisign.

Para ganar la confianza de un mercado temeroso es necesario implementar medidas de seguridad de fácil reconocimiento.

De esta forma es esencial que las pequeñas y medianas empresas conozcan qué es lo que los clientes con mayores conocimientos de Internet esperan de un sitio Web que ofrece al menos un mínimo nivel de seguridad, agrega la compañía de sistemas de ventas por Internet.

Prueba que tu negocio es seguro basándote en los siguientes seis consejos:

1) Señales visuales. Simples señales visuales pueden demostrar que un sitio es confiable y que en él se pueden realizar negocios, tales como la barra de direcciones verde de Extended Validation (EV) en el navegador Web. Demuestra a tus clientes que has tomado medidas adicionales para ganar su confianza.

2) Evita demasiada información. Los sitios de phishing suelen atraer clientes mediante alertas "urgentes" enviadas por correo electrónico y luego requieren información personal que las Pymes ya deberían tener, incluso información que éstos no necesitan particularmente. Estos mensajes alertan a los consumidores respecto de supuestos problemas en sus cuentas, cambios de estado de sus cuentas, ofertas especiales e incluso la necesidad de obtener descargas de software de seguridad especial, todo ello para lograr que los clientes revelen contraseñas y otra información.

Alerta a tus clientes de que nunca les enviarás un correo electrónico solicitándoles lo siguiente: nombre, dirección de recepción de productos o domicilio, tipo, número o fecha de vencimiento de su tarjeta de crédito, número de sus documentos personales y de identidad, número de sucursal bancaria, descargas de software.

“Es importante que le recuerdes a tus clientes que nunca haga clic en un enlace del correo electrónico para ingresar a su cuenta, aunque teman que la cuenta esté en peligro o necesite una actualización”, afirma Verisign.

El paso a seguir es abrir en una nueva ventana de navegación al sitio de la empresa y accesar a su cuenta a través de la página de ingreso como lo hacen habitualmente.

3) Autenticación con dos factores. Aun para los criminales que recién se inician en actividades de fraude, es muy fácil descifrar combinaciones de usuarios y contraseñas. Por ese motivo los negocios en línea utilizan la autenticación "con dos factores", que combina un dato de conocimiento del usuario, tal como el nombre de usuario y la contraseña, y algo que le pertenezca, como un código de seguridad único de un solo uso que puede ser proporcionado por dispositivos como el token, un smart card.

4) Ingreso. Ofrecer a los clientes vías de fácil acceso para resolver los problemas de seguridad. Asegúrate de que el cliente tenga a disposición números de teléfono, asistentes de mensajería instantánea o formularios de respuesta independientemente del lugar de su sitio donde se encuentre. Aborda siempre estos temas con rapidez porque la falta de atención de su parte hará que los clientes compren en otro lugar.

5) Salida. La salida es el momento en el que las negociaciones en línea quedan consumadas. Por lo tanto, es fundamental utilizar esa interacción para incrementar la confianza. La mayoría de los principales sitios Web, tales como Amazon o eBay, envían correos electrónicos con pedidos para imprimir o confirmaciones de envío de productos. Esto les asegura a los clientes que alguien está supervisando la transacción y les proporciona una "constancia escrita" que usted genera para que tengan confianza de que la compra fue legítima.

6) Educación. Puede que no sea en sí el negocio en línea el que genere desconfianza entre los clientes, pero se les puede ayudar a superarla. Hay que asumir la responsabilidad de educar a los clientes para saber a qué deben prestarle atención cuando realizan una transacción en línea.

[email protected]

CRÉDITO: 
Carmen Castellanos