Mercado de autos eléctricos se detonará en Alemania en 2020

Foto EE: Archivo

Al contrario de lo que ocurre en otros países como China o Noruega, los expertos auguran que el boom del mercado del automóvil eléctrico en Alemania ocurrirá después de 2020.

Si China y Estados Unidos encabezan la tendencia, en Europa el país donde más rápido se desarrolla el mercado de los autos eléctricos es Noruega, con un aumento en las ventas del 39 por ciento a finales de noviembre de 2016, según el director ejecutivo del Centro de Gestión Automotora (CAM), Stefan Bratzel.

Alemania no está reaccionando con tanta fuerza a ese mercado, pese a las subvenciones existentes, pero las automotrices germanas sí reaccionan al boom noruego.

Este es el caso de Opel, que comenzó a introducir su nuevo modelo eléctrico Ampera-e en ese pías nórdico, mientras el resto de países, entre ellos la propia Alemania, se vieron obligados a esperar.

También crecen, aunque en medida relativamente baja, los mercados del coche eléctrico en Francia y Reino Unido. En Alemania la venta de 22 mil 339 vehículos nuevos en 2016 no bastó para aumentar la cuota de mercado del automóvil eléctrico, que se quedó invariable en un 0.7 por ciento frente a 2015.

El único aumento se debió a los modelos híbridos, es decir, los que combinan un motor de gasolina o diésel con el eléctrico. La venta de estos modelos rondó los 12 mil 263 vehículos, un 25 por ciento más que el año anterior, mientras la de los meramente eléctricos se redujo incluso en un 3.5 por ciento, con 10 mil 76 nuevas autorizaciones.

Un país que registró un aumento espectacular en 2016 fue China: en los 11 primeros meses de 2016, se vendieron más de 370 mil autos eléctricos, casi el doble que en el mismo periodo del año anterior (96 por ciento más), lo que impulsó la cuota de mercado en el sector automotor del 1 al 1.7 por ciento, señaló Bratzel.

Durante el primer semestre el aumento en China fue más marcado, con un crecimiento de hasta 123 por ciento hasta agosto, aunque la tendencia después se desaceleró ligeramente.

En Estados Unidos, en el mismo periodo el mercado de automóviles eléctricos creció 33 por ciento, un impulso liderado por la firma Tesla con los modelos S y X, seguida de Nissan Leaf y BMW i3.

En ese país los expertos destacan la incertidumbre causada por el nuevo presidente Donald Trump, porque aún no se sabe qué política adoptará a la hora de fomentar la compra de vehículos eléctricos.

Para Bratzel el impulso definitivo no sólo en Alemania sino en Europa y todo el mundo llegará a partir de 2020, a raíz de las innovaciones tecnológicas y de nuevas normativas que se introducirán en algunos países. Por ejemplo, París prohibirá circular en la ciudad autos fabricados antes de 1997, lo que cambiará de raíz la movilidad.

“Las innovaciones tecnológicas y el cambio de las condiciones políticas apuntan a un crecimiento rasante en todo el mundo de la movilidad eléctrica a partir de 2020, lo que llevará a un cambio paradigmático de las estructuras de creación de valor y la relación de fuerzas en el sector”, auguró el experto.

“Francia, un país con mucho auto diesel, mostró una fuerte caída de las nuevas autorizaciones de ese tipo de vehículos en 2016 (…) En vista de la alta contaminación París debatió intensamente en los últimos meses planes para prohibir la circulación de este tipo de vehículos, lo que hace aumentar la inseguridad en torno a esos autos”, apuntó.

Actualmente, en general los coches más antiguos no pueden ya circular por el centro de París.

En Alemania existe una subvención que pretende impulsar la compra de automóviles eléctricos para que transiten en el país un millón de vehículos antes de 2022, según pretende el gobierno alemán. Un objetivo que hoy en día parece difícil de alcanzar, según expertos. Pero si se mantienen las subvenciones ello podría cambiar.

Además, el anuncio de nuevos modelos podría también favorecer este mercado, modelos que van desde automóviles de pequeño tamaño a clase alta de lujo, para responder todo tipo de demanda.

Uno de ellos, que se cree estará a la venta en torno a mayo de 2017 es el Opel Ampera-e. Su gran ventaja frente a otros competidores es su gran independencia de hasta 500 kilómetros sin paradas par recargar la batería.

Este auto fue presentado en el Salón del Automóvil de París de 2016 y recibió el premio “Ecobest 2016”. Tiene una batería de 60 Kw por hora y espacio para cinco pasajeros. Su precio: 30 mil euros (poco más de 32 mil dólares) y cuenta con subvención estatal en Alemania.

Precisamente el precio es una de las cuestiones determinantes a la hora de comprar uno de estos vehículos, que además se encarece con la obligación de algunos fabricantes de alquilar la batería del vehículo.

Algunos modelos ofrecen la opción de alquilar o comprar la batería, como Nissan. En el caso de Renault esa alternativa no existe, y la firma obliga a pagar, después de haber comprado el auto, una tasa mensual que depende de los kilómetros recorridos.

En el caso del alquiler, la gran ventaja es la garantía de rendimiento de la batería, pues si comienza a fallar, el cliente recibe gratuitamente una nueva, algo ventajoso si se tiene en cuenta que las baterías cuestan varios miles de euros.

Sin embargo, la tasa convierte al cliente en dependiente del fabricante, algo que muchos clientes no desean. Esas circunstancias también dificultan la reventa de coches eléctricos y la reutilización de los mismos.

CRÉDITO: 
Notimex

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.