Más smartphones, pero sin BAM

Foto: Archivo/El Economista

Este año muchas más personas poseerán un dispositivo inteligente, pero aún no hay condiciones para abaratar el acceso a la banda ancha.

El número de smartphones activos en México crecerá 43.9% en el 2014, al pasar de 37.1 millones de terminales a 53.4 millones, de acuerdo con datos de la consultora IDC. El dato discordante es que del total de dispositivos en circulación, sólo tres de cada 10 contarán con un plan de datos.

Analistas de IDC y de The Competitive Intelligence Unit (The CIU) coinciden en que las empresas que ofrecen servicios de telecomunicaciones móviles deben trabajar en ofertas de planes de datos más asequibles, para ampliar el mercado.

Desde la trinchera de las políticas públicas, la Presidencia de la República trabaja en la Estrategia Digital Nacional, que contempla generar condiciones favorables para la inversión privada en infraestructura de redes que abaraten los servicios de telecomunicaciones.

Entre el 2012 y el 2013, el volumen de teléfonos con conectividad a Internet creció 43.9%, según IDC, especializada en las industrias de la tecnologías de la información y las telecomunicaciones. Pasó de 21.9 millones de unidades a 37.1 millones, según los datos ofrecidos por la firma, en una conferencia de prensa este jueves.

Para Oliver Aguilar, analista senior de la firma, es una buena noticia que se incremente el número de smartphones activos en México, pero destaca que de la base instalada el porcentaje de planes de datos “va decreciendo”.

“No es que los mexicanos no quieran tener este servicio. Es que no lo pueden pagar”, dijo Gonzalo Rojón, analista de The CIU, en entrevista telefónica.

Buena parte de la adopción de smartphones en México se debe a que su venta se ha realizado a través de un sistema de prepago. Según datos de The CIU, al cierre del 2013 existían 104 millones de líneas móviles activas, de las cuales 85% era de prepago.

Oliver Aguilar considera que la sensibilidad al precio se vuelve cada vez más alta en los esquemas de prepago y sitúa el rango más aceptado en alrededor de los 1,500 pesos. Con el aumento de los smartphones en circulación carentes de plan de base de datos aumenta el drenaje de redes Wifi abiertas.
Esto se traduce en una creciente saturación en la red y operadores y usuarios están sufriendo las primeras consecuencias.

Gonzalo Rojón expone el caso de Telcel y afirma que cada vez es más común que el servicio se sature.

[email protected]

CRÉDITO: 
Raquel Rivas, El Economista