Madurez digital, prioridad para mejorar un negocio

Foto EE: Archivo

Las compañías del sector financiero son las que más reconocen la importancia que tiene alcanzar la madurez digital para el éxito económico de la organización. Esta ha sido la conclusión extraída del estudio realizado por Coleman Parkes Research que analiza cómo están trabajando las pequeñas empresas y las grandes compañías para lograr un futuro completamente digitalizado.

El sector financiero señala que alcanzar un estado de madurez digital es rentable: 73% de los directivos encuestados prevé que tendrá un efecto positivo en el crecimiento orgánico de sus negocios. Asimismo, 69% afirma que aumentará el atractivo de su compañía frente a inversores y posibles compradores, lo que sugiere que la madurez digital podría ser un factor determinante en adquisiciones y fusiones.

Estas son probablemente las razones por las cuales 78% de los directivos del sector financiero considera la madurez digital como una prioridad para sus organizaciones. Si se profundiza más en el valor que el sector concede a la madurez digital, se constata que las instituciones del sector financiero son conscientes de las numerosas ventajas que conlleva para sus organizaciones la madurez digital, pero destacan en mayor medida:

  • La mejora de los procesos de negocio (88%)
  • El acceso más fácil a la información (84%)
  • Un menor tiempo de dedicación para completar tareas (84%)

La confianza que sienten las compañías hacia la madurez digital se debe a que el 80% de los directivos encuestados han afirmado qur tienen una visión clara para alcanzarla. Además, 55% espera que su organización haya logrado la madurez digital en menos de cinco años.

Con la excepción del sector minorista, el sector financiero es el más digitalizado para dar respuesta a la demanda de los clientes que necesitan de acceso móvil y online. La necesidad de alcanzar la madurez digital es incluso mayor para las instituciones financieras, ya que la Generación Y (nacidos entre 1980 y 2000) cuentan con mayores habilidades digitales, ellos y sus familias serán los principales compradores de servicios financieros durante los próximos 20 años.

Los cambios en la regulación y los nuevos proveedores que hacen incursiones en el sector financiero han generado presión sobre las instituciones financieras tradicionales para que cambien su forma de hacer negocios. Hasta el momento, la digitalización ha demostrado tener éxito, lo que significa que la mayoría de las instituciones del sector están preparadas para digitalizar otros ámbitos de su negocio, en conjunto con el servicio al cliente.

acv

CRÉDITO: 
Redacción