Kichink, plataforma que ha empoderado a 90,000 tiendas

Foto: Cortesía

La plataforma de comercio electrónico permite cualquier persona comercialice en línea.

Emprender es complicado, ya sea por la falta de financiamiento, asesoría o herramientas, por ejemplo el vender un producto en Internet se dificulta si no se cuenta con la infraestructura necesaria.

Para facilitar el comercio electrónico, Claudia de Heredia creó kichink en 2013, con la idea de que cualquier persona pudiera tener su tienda en línea, que el carrito de compras apareciera en su página de Facebook o sitio web.

De esta forma cualquier empresa, desde los grandes consorcios hasta la ama de casa que hace galletas en casa puede vender los productos de una forma fácil y segura a través de Kichink, que adquirió su nombre porque es el sonido clásico de la máquina registradora.

La plataforma realiza todo el proceso de pagos, se encarga de la logística y sólo cobra 7.5% de comisión por transacción, “es como subir tu perfil a Facebook, no necesitan ayuda de nadie, sólo se requiere una cuenta de banco donde se pueda pagar”, menciona Claudia.

Hoy Kichink crece cada mes a doble dígito. En 2013 contaba con 60 tiendas y actualmente son más de 90,000 las que usan la plataforma de comercio electrónico.

Claudia menciona que el emprender es difícil, no importa si eres hombre o mujer. “Al emprender te enfrentas al que te digan que ‘estás loco’, ‘ese no quiere trabajar’, ‘seguro no les va a funcionar el negocio’, pero siendo mujer hay un tema cuando quieres empezar a tener familia; el cómo vas a manejar tu negocio y ser mamá".

Agrega que el ser mamá nunca la ha llevado a tener problemas con los socios o clientes "nunca he tenido un problema con un cliente cuando le digo estoy embarazada y no voy a poder llegar, o mi bebé acaba de nacer, no voy a poder llegar a la junta, es más un tema con los inversionistas, que piensan que al ser mamá no te vas a dedicar al negocio porque ahora el foco es un nuevo bebé. Si bien es cierto que cambian las prioridades, tienes que seguir viviendo de algo, y un negocio al final es como un bebé", precisa Claudia.

El ser mujer ha influido al cerrar tratos, pero sólo con ciertas generaciones, con la vieja escuela. "He ido a juntas donde me piden que quieren hablar con mi jefe, tal cual me han dicho: 'tu estas muy chula y se ve que eres muy capaz pero yo quiero hablar con tu jefe', y no entienden que no hay, que yo soy quien decide si les bajo la comisión o no".

Al respecto, Claudia trata de explicarle a los inversionistas que es ella la persona responsable, pero si la situación se complica, se comunica con sus socios para que se pongan en contacto con el inversionista para resolver el tema.

Los socios (seis fundadores) siempre se han apoyado en las diferentes etapas para que "el que se case, lo haga tranquilo y se vaya de luna de miel, el que tiene hijo o está pasando por una situación personal difícil pueda tomarse un tiempo”.

A los emprendedores, Claudia les aconseja atreverse y estar dispuestos a dar mucho tiempo y dinero por un sueño.

“No es fácil, pero los beneficios personales, a nivel de satisfacción, de ver algo que te hace crecer, son incomparables. Si lo haces para tener mejores horarios o trabajar desde casa, piénsalo bien, eso no es ser emprendedor”.

Claudia participará en el Women’s Forum for the Economy & Society México, evento que se realizará en México el 8 y 9 de noviembre en Hyatt Regency, en la Ciudad de México con el objetivo de reunir, debatir e incentivar la innovación corporativa, social y cultural, así como las oportunidades económicas y sociales para las mujeres en el país.

Durante su participación en las ponencia “violencia de género: trabajando para cambiar el machismo", compartirá su experiencia como emprendedora y hablará sobre la necesidad de que tanto hombres como mujeres aborden la violencia de género.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.