Industria tecnológica se perfila en el nuevo TLCAN

Foto EE: Archivo

Organismos como la Asociación de Internet.mx o la Canieti se mostraron optimistas ante la posibilidad de integrar el comercio electrónico, el flujo transfronterizo de datos y la protección a la propiedad intelectual al acuerdo.

Tras la primera ronda de renegociación para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aún es incierto cuál será el futuro de la economía digital y de la industria de las Tecnologías de la Información dentro del mismo.

Desde que la administración de Donald Trump hizo públicas las directrices y objetivos que buscaba con la modernización del TLCAN, organismos como la Asociación de Internet.mx o la Canieti se mostraron optimistas ante la posibilidad de integrar el comercio electrónico, el flujo transfronterizo de datos y la protección a la propiedad intelectual.

Se abre la oportunidad de impulsar los cambios necesarios para fortalecer la cooperación entre países e incluir los temas digitales en este proceso”, dijo Mario de la Cruz, presidente de la Canieti en un discurso pronunciado en mayo.

La industria TI de Estados Unidos también ve con optimismo este proceso. En un posicionamiento enviado a El Economista, el director de la Asociación de Electrónica de Consumo (CEA), Gary Shapiro, comentó: “La renegociación del TLCAN ofrecen a la Administración Trump una oportunidad notable: la oportunidad de construir un acuerdo comercial modernizado que promueva las tecnologías y los empleos del futuro y ayude a asegurar el liderazgo global de Estados Unidos en las próximas décadas”.

La Asociación de la Industria de la Tecnología Informática de Estados Unidos (CompTIA), que agrupa a 2,000 empresas, considera que la modernización del acuerdo comercial de 23 años de antigüedad debe mejorar las relaciones comerciales clave de Estados Unidos con dos de los principales socios comerciales de la industria, México y Canadá.

“Cuando se negoció el TLCAN, las empresas de tecnología de los Estados Unidos se beneficiaron de reducciones arancelarias, fuertes derechos de propiedad intelectual, normas de concesión de licencias, protecciones de patentes y normas preferenciales de origen. CompTIA insta a la administración a preservar las disposiciones que han funcionado bien y asegurar que los negocios de los Estados Unidos no se vean en desventaja por ninguna modificación consistente con el principio rector de la administración de ‘no dañar’ en la renegociación del TLCAN”, explicó Stefanie Holland, directora de Gobierno Internacional y Asuntos Regulatorios de la CompTIA, en un documento enviado a la Oficina de la Representación Comercial de los Estados Unidos, del cual El Economista tiene copia.

Encienden las alarmas

El jueves se dio a conocer que los negociadores del TLCAN entre México, Canadá y Estados Unidos firmaron un acuerdo de confidencialidad para que ningún país difunda las propuestas de sus contrapartes para modificar el tratado, por lo que existe incertidumbre sobre los avances de las mesas de negociación.

La Secretaría de Economía intentó disipar las inquietudes al asegurar que los acuerdos de confidencialidad son una práctica regular en los procesos de negociación comercial. Pero la información que se ha hecho pública ha levantado alertas en el sector TI. Ricardo Zermeño, director general de la firma de consultoría Select, se mostró preocupado por las intenciones del gobierno de Estados Unidos de modificar las reglas de origen de los componentes que se usan para la manufactura de bienes libres de arancel.

“En todo lo que es la electrónica, donde Jalisco y Tijuana son importantes, el ensamble de computadoras o teléfonos lógicamente una imposición de reglas de origen por país entorpecería la agilidad de las empresas y por lo tanto su competitividad”, explicó en entrevista.

De acuerdo con los cálculos de Proméxico, la producción del sector electrónico en México contabilizó unos 62,000 millones de dólares en el 2015. La agencia de promoción de México en el exterior detalla que, de acuerdo con el índice Global Trade Atlas del 2014, nuestro país es el primer exportador mundial de televisores de pantalla plana y el cuarto exportador de computadoras, micrófonos, altavoces y auriculares.

Los datos del Mapa de Exportaciones de México, publicado por Proméxico, el comercio exterior del sector alcanzó los 75,867 millones de dólares en 2015. Estados Unidos fue el principal destino de las exportaciones representando el 86.2%, seguido por Canadá.

Pero Zermeño consideró que, en temas digitales, México tiene algunas monedas de cambio para frenar las intenciones de cambiar las reglas de origen y el comercio electrónico es una de ellas. El gobierno de los Estados Unidos propuso que México y Canadá no cobren impuestos a las operaciones de entrada de mercancías enviadas por paquetería y mensajería por un valor de hasta 800 dólares. En México, el valor máximo para las compras en línea sin arancel, o de minimis, es de 50 dólares, mientras en Canadá es de 20 dólares canadienses.

Otra de las áreas con las que puede negociar México, a decir de Zermeño, es el tema del libre flujo transfronterizo de datos. Estados Unidos tiene el objetivo de reducir las regulaciones relacionadas con la soberanía de datos y que los países miembros del bloque comercial no establezcan regulaciones para obligar que las empresas resguarden y gestionen los datos personales de sus usuarios en la infraestructura de los países donde tienen operaciones.

El directivo de Select dejó en claro que no es partidario de bloquear el libre flujo de datos, por lo que recomendó que esto se contemple como último recurso ya que esto sería el equivalente a las reglas de origen para los datos.

Para Zermeño, es fundamental que la modernización del TLCAN sea parte de un plan integral de desarrollo para el país. Para lograrlo, consideró que temas de migración, la transferencia de conocimiento, el intercambio de estudiantes para la formación de talento y la ciberseguridad deben ser tratados en este acuerdo.

“Va a ser más complicado de lo que se espera. No deberíamos hacer un fast track que nos deje un acuerdo menos bueno. Tenemos que aprovechar para avanzar y debemos estar en contra de los temas proteccionistas porque el mundo ya nos dio buenas indicaciones que la globalización no se va a parar pero sí es importante proteger a la sociedad de los costos de la globalización y repartir los beneficios”, comentó.

Los días que vienen

Públicamente se sabe que las negociaciones, que se realizan a puerta cerrada entre los negociadores de México, Estados Unidos y Canadá, ya han puesto sobre la mesa la revisión de temas como la nivelación salarial, las reglas de origen de los productos con preferencia arancelaria y los mecanismos para la resolución de controversias en el bloque comercial. El único acuerdo oficializado por los tres países negociadores es que se buscará acelerar el proceso de negociación sin detallar más sobre los trabajos adelantados.

Consultados por El Economista, los organismos y asociaciones que agrupan a la industria de TI en México manifestaron que, hasta el momento, prefieren no comentar más allá del optimismo y confianza en el equipo negociador. Fuentes de la Canieti comentaron que será hasta después de la segunda ronda, a celebrarse del 1 al 5 de septiembre en la ciudad de México, cuando posiblemente puedan comentar sobre los avances de las negociaciones. El escenario más desfavorable sería el retiro de alguna de las partes del TLCAN.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, no descarta que si las negociaciones no ofrecen términos que sean benéficos para México, se barajará la opción de salir del bloque. Pero este tampoco sería un escenario positivo para la industria estadounidense pues, a decir de la CompTIA, “si Estados Unidos se retira completamente del TLCAN (o retrocede en la liberalización comercial lograda en el acuerdo), esto podría resultar en impactos significativos en las extensas cadenas de producción de Estados Unidos y causar pérdidas de empleos en los tres países”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha expresado con pesimismo sobre el futuro del TLCAN. En un discurso pronunciado el martes durante un mitin en Phoenix, Arizona, el mandatario sostuvo: “Personalmente no creo que podamos hacer un acuerdo, porque nos han tomado ventaja de muy mala manera, ellos han hecho muy buenos tratos, los dos países, pero en particular México, así que no creo que lleguemos a un acuerdo, así que creo que probablemente terminaremos con el TLCAN en algún punto”.

julio.sanchez@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Julio Sánchez Onofre / El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.