Gosocket, plataforma que facilita el facturaje de las pymes

Foto: Especial

Uno de los trámites con los que más batallan las pequeñas y medianas empresas (pymes) es la facturación electrónica debido al desconocimiento, el tiempo invertido o confusión, por lo que llegan a pagar para que alguien más realice el proceso.

Ante esta situación, Mario Fernández y Sergio Chaverri han ideado una solución sencilla y rápida: Gosocket, plataforma electrónica que permite crear, archivar, resguardar y recibir facturas electrónicas, así como optimizar procesos de cobranza y mejorar el manejo de los pedidos y entregas.

En el sistema, la pyme puede contactar al proveedor y emitirle la factura de acuerdo con las especificaciones del cliente, quien podrá aceptarla y publicar el plazo de pago, el cual puede realizarse también en línea.

La plataforma no sólo ayudará a realizar de forma sencilla las facturas y comercializarlas, sino que también reducirá tiempos y costos, pues su uso es totalmente gratuito. De igual manera, favorece la relación con clientes fuera del país para realizar negocios.

“La factura electrónica en México tiene una tarea pendiente, que es ayudar a las pymes a relacionarse con clientes y proveedores. Esto puede mejorarse con Gosocket”, dijo Edgardo Martínez, Director General de Gosocket México, en entrevista a El Economista.

Asimismo, la plataforma permite que los empresarios soliciten un monto económico por el valor de sus facturas ya sea por el valor del total o parcial, lo que evita acudir a alguna institución o banco para obtener el monto. Con esta solución, se puede publicar la factura y los inversionistas interesados, harán un análisis de la misma y ofrecerán un costo que puede ser hasta de 98% del valor total.

Los problemas de facturar

Edgardo Martínez explicó que las pymes tienen tres problemas principales para realizar las facturas: entender los procesos administrativos, el uso de la tecnología y las nuevas regulaciones.

Por ejemplo, los cambios que ha implementado el Servicio de Administración Tributaria como la factura 3.3 que entraría en vigor el 1 de enero pero que se ha aplazado al 1 de abril, es un concepto que a los empresarios, por más preparados que estén, se les complica entender cómo lo implementarán en su negocio.

Asimismo, las pymes que hacen su facturación en la nube o cuentan con softwares a medida, también encuentran problemas al implementar el comprobante de pagos.

“El tema de adecuar tus aplicaciones para cumplir con las nuevas regulaciones, también ha sido complicado y parte de ello tiene que ver con la prórroga de la convivencia de la versión 3.2 y 3.3”.

Por ello, muchas empresas optan por pagar para que otros realicen el procedimiento, lo que puede ser altamente costoso, dependiendo de la compañía y el volumen de costo por facturar, así como de los valores agregados que se tengan. Se estima que en México, hay 80 paquetes de facturación electrónica que se conectan a la nube.

Los creadores de la empresa comenzaron el proyecto hace 10 años en Chile como una opción para realizar facturas electrónicas, pero con el tiempo, observaron una oportunidad de negocios al crear un sistema para relacionarse con proveedores a través de este documento. Así surgió Gosocket hace cuatro años.

Hasta ahora, en México 800,000 empresas ya están disfrutando de los beneficios de utilizar la plataforma así como miles en Latinoamérica, específicamente de Colombia, Costa Rica, Chile, Perú, Argentina, Brasil, Ecuador y Guatemala. Para 2018, el objetivo es sumar dos millones de compañías.

¿Cómo comenzar?

Para utilizar la plataforma, solo basta con crear una cuenta e ingresar la clave CIEC para la validación de la empresa.

En caso de requerir asesoría personalizada o de que Gosocket realice la factura a través de cualquier método, sí se generará un costo. Asimismo, las empresas grandes que usen el servicio, pagarán una comisión.

“El relacionamiento en la plataforma es directamente con el proveedor, quien pone el dinero y son ellos quienes pagan un monto. Lo que buscamos es que ningún empresario, profesionista y prestador de servicios no paguen ni un solo peso en Gosocket”, aclaró.

Con esto, las empresas pueden ofrecer soluciones sencillas y anticiparse a los cambios que en 2018 se tendrán para las facturas en México.

“Los empresarios pequeños deben analizar el uso de factura electrónica para relacionarse con proveedores. Hay muchos ahorros en tiempo y dinero, además de que aumenta la calidad en el servicio que se da a los clientes”, concluyó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario