De la gestión analógica a la digital en los negocios tradicionales

Foto: Especial

La transición digital empresarial conlleva un proceso de fondo: adoptar los nuevos modelos administrativos, cambiar los métodos de gestión del negocio del pasado y sobre todo dejar de resistirse al cambio.

En México, la mayoría de las pequeñas empresas operan sus procesos de administración sobre sistemas antiguos, en el mejor de los casos con software y equipos que hoy resultan obsoletos frente a la interconectividad que ofrecen las plataformas basadas en Internet, dice Enrique de la Garza, director General de Consultora Mexicana.

Añade que muchas empresas enfrentan serias dificultades de operación para adaptarse a los nuevos entornos digitales, algunos de ellos de carácter normativo y obligatorio, como la emisión de facturas electrónicas, declaraciones fiscales y contabilidad digital, acceso a la banca en línea, licencias, permisos, comprobantes de pagos, por mencionar los más comunes.

Conforme la economía digital avanza, estas empresas no sólo se quedan al margen de los beneficios de la digitalización, también ahondan la brecha de la modernización de sus instrumentos de administración que exige el mercado actualmente.

Por pequeña que sea una organización, ningún giro comercial o de producción de bienes o servicios debe mantenerse al margen de las gestiones digitales: así funcionan las grandes cadenas de proveeduría, los pagos electrónicos, las garantías financieras, el comercio electrónico y las normatividades comerciales.

La transición digital empresarial conlleva un proceso de fondo: adoptar los nuevos modelos administrativos, cambiar los métodos de gestión del negocio del pasado y sobre todo dejar de resistirse al cambio, detalla De la Garza.

Hasta hace poco, esta llamada transformación digital estaba sujeta a la adquisición de sistemas complejos y costosos, pero esto ya no es así. Hoy día Internet está rompiendo las barreras sobre costos de inversión, acceso y simplificación de procesos que pueden ser adoptados rápidamente.

Los beneficios de la automatización, conectividad, almacenamiento de datos e inteligencia de mercado, entre cientos de funciones digitales más, están prácticamente al alcance de todos, solo se necesita transitar de la administración en ambientes tradicionales o analógicos, a los nuevos recursos digitales.

El ecosistema de la economía digital incluye la pertenencia de formaciones empresariales de cualquier tamaño en la relación cliente - proveedor, en lo que se conoce como relaciones B2B (del Inglés Business to Business) y que facilita las relaciones comerciales entre organizaciones dispares, respaldados únicamente por la calidad, eficiencia y competitividad de sus productos o servicios, y por la productividad de las organizaciones

En este contexto la transformación digital cobra un doble significado: lograr la salud financiera de la nación y la integración de toda la planta productiva, cualquiera que sea su tamaño o su giro, en la llamada cuarta Revolución Industrial.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario