Flink, el banco portátil para millennials

Foto: Cortesía

En México, 61% de la población no tiene una cuenta bancaria, según revela el Reporte Nacional de Inclusión Financiera, siendo los principales motivos la edad, no cumplir con los requisitos, desconfianza o porque no están conformes con los servicios de cada institución bancaria, además de que no hay una buena cultura de ahorro, sobre todo para los millennials.

Ahorrar dinero puede ser una tarea complicada, particularmente para los jóvenes, quienes entre 60 y 68% de sus gastos son secundarios como café a diario, salidas a cines, bares o en artículos que no son de primera necesidad.

Este sector de la población no suele ser consciente de lo que significa el ahorro, por ello al final de la quincena llegan con poco o ningún recurso económico, lo que afectará su economía tanto a corto como largo plazo.

Para resolver este conflicto, ha surgido Flink, fintech mexicana que ofrece un servicio bancario móvil, sencillo de manejar y que es posible personalizar según las características de cada usuario para ayudarle a tener un mejor control de gastos.

Sergio Jiménez, CEO y confundador de Flink, explica que el proyecto surgió para facilitar el acceso a la banca a quienes tienen problemas para crear una cuenta en el banco por no poder comprobar ingresos (freelance, estudiantes o extranjeros) o quienes no están satisfechos con la banca tradicional.

“Somos una alternativa bancaria enfocada especialmente a universitarios y profesionistas jóvenes que buscan mejorar su relación con el dinero”, detalla.

El banco en las manos

Jiménez menciona que el objetivo principal de la fintech es permitir abrir una cuenta a través de la aplicación y contar con una tarjeta de débito que apoye en la buena administración financiera.

“Las bancas en línea actuales, sólo te presentan tu saldo, transferencias y últimos movimientos, pero no te muestran finanzas básicas que te ayuden, como joven, a ahorrar”.

La principal diferencia de Flink en relación con las otras bancas digitales, es que el usuario tiene una tarjeta de débito con la que puede disponer fácilmente de su dinero sin tener que retirar de alguna institución financiera. Otro beneficio es que el sistema crea presupuestos para indicar cuánto debe gastar al día o mes, según los registros de compras.

Cuando se hace un gasto con la tarjeta, éste se registra en la aplicación y se hace un análisis de las cosas en las que más se invierten y su frecuencia.

Asimismo, se pueden ingresar las metas de ahorro, por ejemplo, hacer un viaje, comprar un carro o para algún evento, además de que el sistema indicará el saldo disponible sin que se afecte el monto total. También se podrá ahorrar con cada compra realizada con la tarjeta.

“Es mucho de educación financiera, pero llevando al usuario a una experiencia diferente de una banca tradicional”, resalta.

Para realizar el registro, los interesados deben ingresar sus datos personales, tomar una fotografía y configurar su cuenta. Momentos después, recibirán una llamada para comprobar su identidad y entre dos y cuatro días, llegará a su domicilio la tarjeta de débito.

Fintech en crecimiento

La fintech es parte de un programa de aceleración Startupbootcamp FinTech Mexico City, donde por cuatro meses, recibirán asesoría para conocer su público meta, los problemas existentes en la banca tradicional y dónde el proyecto es visto como una solución.

Hasta el momento, ya cuentan con una lista de espera para utilizar la aplicación de 1,300 personas quienes también obtendrán su tarjeta en tres o cuatro semanas. El paso siguiente es crear una adecuada estrategia de marketing para generar confianza en la población.

“Estamos en pláticas muy avanzadas con una institución financiera que está regulada y respaldada por la Comisión Nacional Bancaria, quien actuará como respaldo al momento de capturar esas cuentas”, dice Sergio Jiménez.

Para 2018, Flink espera tener un crecimiento entre 20 y 25% mensual, y cerrar el año con 10,000 usuarios.

“¿Por qué Flink y no seguir con la banca tradicional? Porque tiene fácil acceso, es sencillo abrir una cuenta y porque alguien te da herramientas para manejar mejor el dinero”, concluye.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.