DiSí, la plataforma que da respiro a las pymes

La plataforma bajó los montos de financiamiento. Foto: Especial

En 2011, Claudio Kandel tenía un propósito: ayudar a las pequeñas y medianas empresas (Pymes), pilares de la economía mexicana, a que no se ahogaran por la falta de recursos económicos, que generalmente ocurre por el retraso de pago de los clientes que puede tardar hasta 120 días, que incluso puede conducir a la muerte de la compañía.

Para ello, Kandel creó DiSí Operaciones, una plataforma de factoraje donde los dueños de pymes ingresan las facturas por cobrar y reciben el monto de la misma en un día. A la fecha, ha financiado más de 3,000 facturas, lo que representa 200 millones de pesos.

En conversación con El Economista, el director general de DiSí, indicó que en los últimos 12 meses, han recibido 2,500 solicitudes nuevas, pasando de 54 en un mes a 172 e incluso 346 y 391, aproximadamente.

“Antes de que terminara julio, ya teníamos 190. Eso nos dice que hay mucha necesidad en el mercado y que estamos haciendo bien nuestro trabajo al ayudarles. Lamentablemente, el segmento financiero ha restringido mucho los créditos”.

Asimismo, se han sumado tres nuevos pacs, empresas de facturación electrónica que se unieron a DiSí para ofrecer servicios financieros además de las facturas electrónicas: Rfácil, Solución Factible y Emite, sumando en total 12 pacs. Esto también ha permitido a la plataforma acceder a un millón 433,000 RFC teniendo una participación de mercado de 17.5% cuando antes era sólo de 12 por ciento.

Sobre el valor de cartera, señaló que a inicios de julio de 2018 era de 140 millones de pesos, cifra que un año después ascendió a 160 millones, un crecimiento favorable para la organización.

Cambio de políticas

Uno de los cambios más importantes que Kandel y su equipo han realizado es la disminución de los montos ofrecidos que antes ascendían hasta cinco millones de pesos y que ahora es hasta un millón, o millón y medio en la primera línea de crédito si la empresa tiene liquidez, es de buen tamaño y tiene buen historial.

“Cuando tuvimos problemas en el sexenio pasado con nuestros créditos, cambiamos las políticas para otorgarlos, mejoramos nuestros procesos, analíticas y bajamos el monto de préstamos, y eso nos ha ayudado en gran medida como a mantener la tasa de morosidad, cerca de 6.5% del valor del portafolio total”.

Explicó que cuando una pyme que antes debía, por ejemplo, cuatro o cinco millones de pesos, tenía muchas complicaciones para pagarlo. En cambio, sí el crédito es de un millón o millón y medio, la empresa no se quemará ni tendrá mal historial crediticio, y la facilidad de pago será mayor.

Dicho cambio ha generado que los clientes sean más responsables, cuiden su dinero y estén agradecidos por las facilidades que reciben en DiSí que no se encuentran tan fácilmente en otras instituciones.

“Las instituciones financieras convierten a un buen cliente en uno malo. Primero lo sobre endeudan y luego cuando las cosas se ponen difíciles, en vez de ayudar, la táctica es tipo ‘o me pagas o te acribillo’”.

En cuestión de tasas de interés, se han mantenido en la mayor medida según la alza de tasas.

Sobre el panorama económico para las pymes, Kandel indica que en lo que va del sexenio el avance ha sido lento y algunas ventas han disminuido, pero hasta ahora no representa un riesgo de cierre de negocios.

“Hemos experimentado lentitud y con tardanza en la cobranza pero no se ha visto explosión de mortandad en empresas. Hablando con clientes, nos comentan que si bien la situación es difícil y lenta, ahí van hacia adelante”.

Otro de los sectores que Kandel considera se debe potenciar es el fintech, de las cuales las asociadas a diferentes tipos de pagos, son las más sobresalientes hasta el momento, ya que permiten la inclusión financiera en un país donde aún falta mucho por cubrir.

Para sus objetivos de cierre de año de DiSí, está cerrar con 200 millones de pesos el valor de cartera.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario