Digitalización en pymes, necesaria para aumentar competitividad

La digitalización no busca eliminar puestos de trabajo. Foto: Especial

La digitalización en las empresas es algo fundamental ya que permite aumentar la productividad, eficiencia y por consiguiente, tener mayor éxito. Por ello, si una organización pretende crecer y perdurar, es necesario que la implemente, sobre todo si son pequeñas y medianas empresas (Pymes)

Uno de los elementos que forman parte de esta digitalización es el internet de las cosas (IoT), que permite a las las empresas personalizar productos y ofrecer servicio diferentes que pueden incrementar sus ventas entre un 0.5 y 1.5 por ciento.

En este sentido, Schneider Electric, enfocado en la transformación digital de la gestión de la energía y la automatización industrial, indica que hay tres elementos fundamentales que, conjuntamente, alimentarán el cambio que vive la industria: los productos inteligentes y conectados, los datos y el análisis matemático. Esto permite obtener información de valor, tomar mejores decisiones, e incluso conseguir una visión de su futuro.

Actualmente, los analíticos permiten niveles de análisis cognitivo que entienden no sólo los datos no estructurados mediante interpretación e interrelaciones, sino que también permiten generar hipótesis, recomendaciones y aprender de los expertos, de cada interacción y de la continua ingesta de datos.

Ante esto, la firma francesa recomienda arquitecturas abiertas, transparentes y unificadas que permitan conocer a fondo el comportamiento de la compañía y el uso que hace de sus activos y, por lo tanto, hacer predicciones.

“Mucha gente ha identificado el concepto IoT como un tema de comunicación, una nueva forma de conectar dispositivos y comunicarlos entre sí, pero es mucho más complejo y sus posibilidades son infinitas. La realidad es que estamos ante un proceso de transformación digital, un cambio de paradigma y otra manera de crear valor en las organizaciones, incluso en pequeñas y medianas”, asegura Miguel A. Valenzuela, vicepresidente de la división de Automatización Industrial de Schneider Electric México y Centroamérica.

Digitalizar la industria mexicana

El rol que las pymes juegan en la economía mexicana es destacado. Datos del Centro Económico del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, indican que las pymes en México están generando 72% del empleo y 52% del Producto Interno Bruto Nacional.

Asimismo, en el país existen más de cuatro millones de pymes y el número sigue
en aumento.

Por ello, es fundamental focalizar la digitalización industrial en las pymes que precisan de aliados tecnológicos para maximizar su productividad y operación
.
“Con miles de pequeñas y medianas empresas en el país buscando abrirse paso en el mercado, el inicio de su transformación digital para mantenerse a la vanguardia y mejorar su competitividad es clave.

Lo que recomendamos es empezar con pilotos que les permitan cuantificar el impacto de la digitalización en sus operaciones, para después avanzar en actividades más críticas que les permitan tomar decisiones estratégicas basadas en el aprovechamiento de la tecnología. De continuar esta tendencia, la industria se verá ampliamente impulsada debido a la actividad económica tan importante que estas organizaciones tienen en los distintos sectores productivos”, agregó Valenzuela.

Industria 4.0 y talento

Si bien, la digitalización ha generado preocupaciones sobre la eliminación de puestos de trabajo, el Informe de Schneider Electric sobre IoT, precisa que el factor humano en las fábricas seguirá siendo fundamental, pero en roles distintos y más estratégicos.

Detalla que habrá puestos de trabajo que serán ocupados por robots, sobre todo aquellos que son más mecánicos y de procesos, pero muchos otros de nueva creación gracias a la digitalización de las fábricas en los que será imprescindible la inteligencia humana.

“Las personas marcan la diferencia, su experiencia y habilidades son irremplazables; la suma del talento y diversidad es lo que hará que la empresa sea diferente y única. Por eso, la capacidad que tengamos de vincular talento dentro de la organización será clave: estas nuevas fábricas serán más sencillas de operar, pero necesitarán a los mejores para hacerlo”, dijo Valenzuela.

Para que los profesionales no se queden atrás en la revolución industrial digital, el informe destaca siete habilidades blandas que se deben desarrollar: capacidad analítica, orientación a los resultados, influencia y comunicación eficaz, adaptabilidad, capacidad resolutiva, iniciativa y asertividad.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario