Debacle económica apuntala el uso de Internet y el comercio electrónico

En los últimos meses, de manera imperante, las pequeñas y medianas empresas (PYMES) han comenzado a utilizar tecnologías como Internet y el comercio electrónico para reducir sus costos, hacerse publicidad e incrementar sus clientes como respuesta a la crisis económica mundial, enfatizan especialistas.

El 5% de la PYMES que forman parte de 98% de las empresas dentro de esta categoría a nivel nacional, ya cuentan con una página de Internet donde promocionan sus servicios y productos, destaca Gustavo Cordero, presidente del Colegio Mexicano de Mercadotecnia (CMM).

Según Francisco Cevallos, vicepresidente de Comercio Electrónico de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci) la tasa de crecimiento de ventas por esta herramienta en el 2008 fue de 1,621 millones de dólares. “La industria está creciendo muy rápido, en los últimos años se ha registrando un crecimiento anual de más de 70 por ciento”.

Actualmente, 70% de las personas que compran por Internet utilizan su tarjeta de crédito, 14% pagan con transferencia electrónica y 13% prefieren el efectivo, indica Cevallos.

Las empresas más beneficiadas a través del e-commerce se localizan dentro del sector turístico con 72%, computación y electrónica con 11% y boletos para espectáculos y cine con 4%, según datos del estudio “Comercio Electrónico 2008” realizado por la Amipci.

Cordero augura que en cinco años el e-commerce será el anclaje de todo tipo de negociación, pero en México tal vez se retrace. “La PYMES mexicanas están en una situación de emergencia, habrá una reestructuración muy fuerte a finales de año, donde los esquemas de competitividad saldrán a la luz y las empresas deberán modernizarse o morir”, explica.

La crisis está obligando a las empresas a renovarse y a buscar nuevos horizontes de mercado. “En el momento en que la situación es apremiante y hay que reducir costos, surgen las soluciones innovadoras y muchas PYMES deciden implementar estas tecnologías”, opina Jorge Humberto León, director del Centro de Consultoría e Innovación Empresarial y Financiera del Tecnológico de Monterrey.

Asegura que al tener un website, las PYMES se vuelven tan competitivas como una gran empresa, pues les cuesta lo mismo acceder al mercado nacional e internacional.

Todavía falta mucho camino por recorrer, aunque el e-commerce permite a las PYMES abrir una puerta más al mercado, “éstas aún están en pañales, tan sólo 1.1 millones del ellas cuentan con una computadora e invierten anualmente 116 dólares en tecnología”, agregó Cordero.

COSTOS A LA BAJA

Que las empresas volteen a ver estas tecnologías se debe a que dan varios beneficios, como: ahorro en la renta de un espacio físico, en agua, luz y predial.

“Tener un sitio web equivale a gastar en la impresión de 2,000 folletos para publicitarse; el costo de tener un sitio va desde 40 dólares al año e incluye: diseño del website, mantenimiento y servicio de hosting”, detalla Luis García, académico del Departamento Diseño Interactivo de la Universidad Iberoamericana.

Internet ha tomado relevancia a partir de la situación económica mundial. Este panorama ha beneficiado a los negocios que ofrecen servicio de hospedaje en la red, dicen especialistas.

“A partir de la crisis, la demanda de los sitios en Internet aumentó, según el “Estudio de Mercado Libre” que realizó la consultora Nielsen: 40,000 personas viven de lo que venden a través de Internet”, puntualiza el representante de la Amipci.

Desde el punto de vista del vendedor, la web ofrece ventajas claras contra un negocio tradicional: es de menor costo, alcance nacional y abre las 24 horas.

A través de redes sociales como Facebook, MySpace, Twitter y YouTube, las cuales no requieren pago para sus usuarios, las PYMES pueden difundir y publicitar sus productos y servicios.

Con estas plataformas también “las pequeñas empresas pueden establecer procesos de comunicación con sus clientes potenciales, ya sea a través de los mismos directivos y empleados o por blogs que les permitan conocer las opiniones con respecto a sus productos y los de su competencia”, menciona León.

[email protected]

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez Armenta