Éxito y fracaso en redes sociales

Foto: Shutterstock

El mundo de los negocios en las redes sociales está lleno de historias inspiradoras y desalentadoras. Por un lado existen casos en los que una marca sabe aprovechar las plataformas para posicionar su imagen, y por otro, algunas empresas tienen que afrontar las oleadas de indignación que causa el tomar a la ligera este medio.

Estos casos de bipolaridad fueron retomados por Scott Stratten, presidente de UnMarketing, quien ejemplifica con ironía lo que él define como “El Salón de la Fama y de la Vergüenza”.

PESADILLAS QUE SON UN ÉXITO

Nightmares Fear Factory es una casa embrujada que sirve y que también es un ejemplo de una experiencia compartida viralmente.

Cuando Vee Popat, director de mercadeo de Nightmares Fear Factory, llegó trabajar en octubre de 2011, todo parecía normal hasta que revisó el tráfico de visitas al sitio, en ese momento vio que el número de personas aumentaba sin parar. ¿Resultado? Al final del día recibió 60,000 visitas, un incremento del 10,000%. Este éxito radica en:

Generación de contenidos inteligentes. Una campaña fuerte en redes sociales necesita de un respaldo de mercadeo, para ello, Nightmares Fear Factory integró un estilo de casa embrujada en sus redes sociales, con una decoración tenebrosa de atracción turística con enlaces a todos sus medios.
Interés de la audiencia. Sus redes sociales tenían contenidos de redacción específicos para cada plataforma, además de buscar la interacción.

Oportunidades. El sitio supo aprovechar el entorno. Su éxito fue en octubre, dos semanas antes de Halloween. Para esa fecha su contenido estaba tan bien organizado que los reporteros y bloggers no necesitaron de investigación para compartirlo.

Paciencia. “El éxito no se logra de la noche a la mañana, pero cuando llega hay que estar preparados”.

Proteger el proyecto. La idea innovadora radicaba en un diseño que exponía fotografías de las personas que visitaban la casa embrujada, fomentando el interés de una audiencia expectante.

AEROLÍNEA NADA ASOMBROSA

Qantas, una aerolínea australiana, tuvo la idea de organizar un concurso bajo el hashtag #QantasLuxury y así crear un “murmullo viral” en donde los usuarios podían tuitear sobre su experiencia con la marca y tener la oportunidad de ganar un premio.

El concurso desde el comienzo fue atacado, debido a que en el momento de la campaña, la aerolínea se encontraba en paro laboral, los aviones no despegaban dejando a los pasajeros varados y demorados.

Los clientes insatisfechos se apropiaron del hashtag y compartieron sus experiencias negativas e historias de horror con la marca, haciendo del concurso una burla en la red y atacando la imagen de Qantas.

Las redes sociales no arreglan las cosas, sólo amplifican su volumen. Una empresa no puede escoger de qué hablará la gente.

apr

CRÉDITO: 
Redacción