El emprendedor debe ganarse el corazón de sus clientes: Google

Foto EE: Hugo Salazar

El inconformismo de Abel y Román López sobre el servicio de las ópticas en México, fueron el detonante que los llevó a la creación de Weblens, primera óptica en Internet.

“Nos dimos cuenta que mucha gente estaba en busca de anteojos a través de la web, pero no existía ninguna empresa que los ofreciera”, mencionó Román López en un video transmitido durante la presentación de Lino Cattaruzzi, director general de Google México, en la Semana Nacional del Emprendedor. Fue así que ambos emprendedores decidieron ofertar un servicio profesional, barato, rápido y amigable.

Los hermanos López tenían claro el objetivo a cumplir con la creación de la compañía, “no hay que perder la parte profesional y buscar siempre un trato directo con los usuarios”, dijo el directivo, y agregó que estar presente en la mente de los consumidores en la mejor manera de asegurar las ventas.

Tecnología, un gran aliado

En México, 53.8% de la población tiene acceso a Internet, 38.5 millones de personas cuentan con un Smartphone y lo utiliza más de 150 veces al día, estas cifras, según Lino Cataruzzi, nos hablan del potencial de las nuevas tecnologías y en lo que se traduce para una empresa.

Para el directivo, Weblens es un claro ejemplo de cómo utilizar las herramientas tecnológicas a su favor, porque además de agregarles valor, les permite generar una interacción con los clientes: “el emprendedor debe ganarse el corazón de sus futuros compradores, crear momentos de valor con ellos”. Esto es a lo que se Google nombra micromomentos.

Se trata de instantes digitales que abordan cuatro necesidades inmediatas: quiero saber, quiero ir, quiero hacer y quiero comprar. En algún momento del día, el consumidor necesita información y para conseguirla utiliza los motores de búsqueda en línea principalmente desde sus dispositivos móviles.

De acuerdo con Google en México siete de cada 10 búsquedas se realizan desde móviles, y dos de cada 10 personas buscan direcciones de tiendas y negocios por lo menos una vez al día

Para las empresas es básico responder a cuatro necesidades de los usuarios y ofrecer inmediatez en la información transmitida, mejorar la experiencia de los clientes y cubrir sus necesidades: “hay que preguntarse ¿qué busca el usuario de mí?, ¿qué tengo de valor para el usuario?”, recomendó.

Finalmente Lino Cattaruzzi alentó a todos aquellos que estén empezando en este camino para que no desanimen, “están en un maratón, no en una carrera de velocidad de corto tiempo (…) recuerden que no es malo fallar, ya que de los errores se aprende y de toma el valor para la segunda oportunidad, pero no hay que aprender todos los días”.

zyanya.lopez@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.