Corrupción complica vida a mipymes

Foto: Shutterstock

La corrupción es uno de los principales factores que afectan a empresarios y emprendedores. En México, una de cada 10 micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes) aceptó haber sobornado para beneficiarse de algún programa de gobierno, acelerar trámites, evitar sanciones o para obtener un contrato de obra pública.

Al dar a conocer los avances del Diagnóstico del Ecosistema Emprendedor y de mipymes en México, Alberto Saracho, director de la Fundación IDEA y su equipo de trabajo destacaron que en los estados del sur los entrevistados reportaron el mayor porcentaje de corrupción (32%), proveniente sobre todo de autoridades municipales.

El estudio completo, realizado a partir de una serie de encuestas a emprendedores y empresarios, será publicado en los próximos días en la página web del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) y de él se desprende que 19% de las empresas que aceptaron haber dado un soborno fue para acelerar algún trámite.

El empresario “llega a una ventanilla y no hay información, tampoco le dicen que el trámite va a durar seis meses. Como no sabe que se trata del tiempo normal soborna para acelerarlo. El hecho de que los trámites no estén claramente explicados y que sean largos genera que los empresarios ofrezcan sobornos”, explicó Giulia Salieri, de la Fundación Idea, en el marco de la Semana Nacional del Emprendedor.

Además, 16% de los emprendedores consultados afirmó que aplicar a un programa de gobierno abre espacios a la corrupción. “Aplican a programas con reglas muy complicadas, fechas de entrega que no comprenden, papeleo con el que no habían tratado, por lo que contratan el apoyo de un externo que les cobra un porcentaje bastante alto del recurso que van a recibir.

“Los emprendedores perciben que –los consultores externos- son personas que estaban ligadas a dicho apoyo. No hay un beneficio para el funcionario público, así que no es propiamente corrupción, pero las empresas así lo ven, y de igual forma impacta en los recursos que reciben hasta en 20 por ciento”, expuso la especialista.

Las consecuencias de la corrupción en las mipymes son que reduce la cultura emprendedora, fomenta la informalidad, aumenta la inequidad de ingresos y la incertidumbre, por lo que las medidas de apoyo a estas unidades económicas deben reducir también el cohecho, recomendó Salieri.

“El 20% de las mipymes reportan haber dejado de invertir o cerrado un negocio a partir de la corrupción, es un número que impacta la economía de México”, agregó.

Otros hallazgos del estudio compartido por Fundación IDEA fue que sólo una cuarta parte de los emprendedores y empresarios buscaron financiamiento en 2013 y 25% respondió que no lo hizo porque no le interesaba.

Alrededor de eso “hay toda una serie de temas: es muy caro, no saben dónde solicitarlo, requisitos que no cumplen… uno de los problemas que se reportan en los bancos es que la oferta es poco diversificada, hay producto que son bastante estandarizados”.

Una inconsistencia que arrojó el estudio es que mientras la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) reporta que las tasas de crédito que se dan a emprendedores en México son de 6.7% “sin embargo, en nuestra encuesta los entrevistados nos dieron una tasa promedio de 13.72%, lo que nos hace pensar que el crédito es muy caro”, reveló Giulila Salieri.

En México también es complicado ser una empresa formal. “Serlo toma alrededor de 350 horas entre papelería y pagar impuestos. Además de afectar la recaudación, muchas compañías deciden quedarse en la informalidad y eso detiene su crecimiento, financiamiento, y los empleos que ofrecen son de mala calidad”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario