Comunicación Virtual: la nueva plataforma de la comunicación.

El ciberespacio y las mutaciones comunicacionales

La búsqueda constante de una universalidad en el esquema comunicacional ha sido una necesidad vital en el intercambio de información para el ser humano, gracias a los constantes avances tecnológicos es cuando se le permite a las diversas modalidades de comunicación entrar a nuevas posibilidades de interconexión, y así darle un sentido global a la construcción de redes homologadas. El impacto del cambio acelerado en la forma en la que se comunica el mundo actualmente da cabida a mutaciones que conforme pasa el tiempo se consolidan la diversidad de modificaciones y es en este punto donde los cambios comunicacionales perduran.

Hoy en día es común escuchar la palabra “ciberespacio”, y si bien es cierto que no es nueva, sufre cambios constantes en su estructura, para ofrecer así una base estratégica en el avance de las organizaciones comunicacionales de la actualidad, donde la sociedad comienza a estructurar un universo paralelo al real.

Sin embargo, la lengua y los signos lentamente comienzan a sufrir mutaciones en los vínculos entre significantes y significados, pero ahondando más en el uso de nuevas tecnologías de la comunicación se entiende que, la lengua es el sistema que se utiliza para comunicar, y el ciberespacio es el medio dónde el “habla” adquiere una transformación de acuerdo a las redes sociales y la cultura de aquellos que emplean medios virtuales para comunicarse.

William Gibson popularizó el término ciberespacio para denominar el espacio virtual creado por las redes informáticas, sin imaginar el alcance infinito que ha provocado en la cultura globalizada de la actualidad. La nueva plataforma comunicativa que ofrece el ciberespacio no significa que tenga beneficios o que sea contraproducente; pero en comunión de la parte cultural de la comunicación se puede nombrar a Umberto Eco, que con su obra de Apocalípticos e Integrados muestra en dos sentidos generalizados el rumbo que está tomando la civilización; para los Apocalípticos la cultura de masas es anticultura la cual utiliza modelos impuestos verticalmente para impedir del ascenso y progreso de las masas; que en contraste de los Integrados se colabora en la renovación cultural, mediante la aparición de nuevos modos de hablar y la incorporación de novedosos lenguajes artísticos.

La existencia innegable de una cibercultura es tan extensa y amplia como la imaginación misma nos lo permita, al respecto comenta Ricard Faura del Departamento de Cultura de la Universidad de Barcelona “los individuos se ven agrupados por intereses comunes o temáticas, concentrándose alrededor de grupos de discusión, sin tener en cuenta cualquier otro condicionante social, siempre que estos no se antepongan a los intereses del grupo en cuestión.”

Según el Dr. Joaquín Mª Aguirre Romero de la Universidad Complutense de Madrid, el futuro del lenguaje virtual tiene 3 niveles:

• Relaciones de intercambio de información entre máquinas.
Creados por los seres humanos, dan respuesta a los requerimientos de otras máquinas o de los seres humanos cuando demandan de ellas algún tipo de respuesta/acción.

• Relaciones de intercambio de información entre hombres y máquinas.
Para que sea posible la comunicación con la máquina es necesario establecer un lenguaje comprensible para que traduzca nuestras intenciones en órdenes.

• Relaciones de intercambio de información entre seres humanos a través de las máquinas.
Es el proceso integrado en el que hombres y máquinas se encuentran relacionados plenamente a través de una intermediación comunicativa.

Depende de los intereses y beneficios que se puedan aceptar o rechazar para la utilización del ciberespacio, en su defecto continuar una línea mediática donde la cultura pueda conservarse, y que finalmente depende de los individuos adentrarse en un mundo paralelo que sufrirá mutaciones comunicacionales que se exteriorizan en una serie de identidades parciales, yuxtapuestas y situacionales que surcan numerosas narrativas simultáneas; y que en la opinión de Saussure al mencionar que la lengua es libre de establecer un vínculo entre cualquier “mutación” con cualquier idea, pero una vez establecido este vínculo, ni el hablante individual ni toda la comunidad lingüística es libre para deshacerlo.

El enfoque de Saussure no está alejado de lo que se puede usar en la actualidad del ciberespacio, ya que cada palabra tiene un componente material, el cual es conocido en su ideología como una “imagen acústica”, al que denominó significante y un componente mental que se refiere a la idea representada por el significante que llamó significado. El reemplazamiento de la “cosa” por el “objeto” une los conceptos por medio de un lenguaje que ha ido evolucionando y elimina conceptos que al final lograrán el entendimiento del cómo se emplea el lenguaje.

La utilización de herramientas tecnológicas como el Internet sustenta las nuevas líneas de comunicación del mundo, donde el tráfico global de conocimientos adquiere un poder lleno de diferentes escenarios comunicacionales y las opciones son adaptabilidad o la extinción; todo depende de la necesidad que se tenga que cubrir al comunicarse.

**Colaboración Especial de: Lic. Jesús Enrique Meza, licenciado en Ciencias de la Comunicación, egresado de la Universidad del Valle de México. Actualmente estudia una Maestría en Mercadotecnia Integral con especialidad en Branding en la Universidad Anáhuac, y es Director de Proyectos de la firma Causa Efecto Relaciones Públicas y Marketing. Texto basado en los libros "Apocalípticos e Integrados" de Humberto Eco por la editorial Gedisa, México, 2002; “Curso de Lingüística General” de Ferdinand Saussure, Buenos Aires, Editorial Losada; y comentarios de Ricard Faura y Dr. Joaquín Mª Aguirre Romero en http://www.ucm.es/. México 2008