Experiencia del empleado como pilar de crecimiento

Una empresa consciente de la importancia del área de Recursos Humanos será una empresa comprometida con sus colaboradores. Enfatizar la importancia de escuchar a la persona, hacerlo partícipe de la estrategia de la compañía y facilitar tanto la vinculación con procesos y planes de integración, así como brindar herramientas para su desarrollo y cuidar el aspecto humano mientras el empleado se encuentre trabajando para la compañía, serán, sin duda, acciones que contribuyan en el bien común.

El paso de un colaborador por una empresa no se reduce únicamente al período en el que ha desempeñado la actividad remunerada para la misma. La experiencia del empleado no se resume en un contrato, horarios y sueldos. Emplear a una persona ya no se reduce al intercambio de trabajo por una cifra monetaria, la organización es responsable de escuchar a sus propios trabajadores, de mejorar su experiencia en la empresa y de crear un excelente ambiente de trabajo.

Un profesional busca algo más allá de asistir, cumplir con su horario, realizar sus tareas y recibir un sueldo. Busca un vínculo de confianza mutua, solidez, desarrollo, crecimiento y flexibilidad el tiempo que dure su estancia en la compañía.

Para lograr que un trabajador se comprometa con la empresa, demuestre rendimiento y productividad, hay que cubrir sus necesidades por medio de todos los planes y opciones de gestión con los que cuente la organización. Para lograrlo, se está tornando imprescindible utilizar estrategias de marketing enfocadas a RRHH, adaptadas a los planes de la empresa y con enfoque en los empleados, ya que un empleado enamorado de la empresa en la que colabora, será un empleado comprometido con la misión de la misma. Se deben buscar puntos en común que beneficien a ambas partes, comunicación directa y eficaz, y capacidad empática que rompa con las barreras en la comunicación que puedan llegar a existir en todo ambiente laboral, sobre todo cuando hay escalones jerárquicos en medio.

El enfoque y aporte del marketing en los recursos humanos de una empresa, resulta además de novedoso, acertado. Y es que, si se logra generar en el empleado una experiencia positiva que además coincida con la visión y misión corporativa y del trabajador, y que también cumpla con las políticas de trabajo fijadas, se generará una relación ganar-ganar para ambas partes en cuanto a compromiso y productividad se refiere. Áreas como la publicidad permite ver en el talento el “‘objetivo”’ principal de toda empresa y elaborar propuestas que tengan como finalidad primordial la atención personalizada de sus empleados. Y es que, si se trata al trabajador como el cliente principal, será más fácil generar un puente comunicativo y trazar puntos en común entre sus objetivos y los de la organización.

De tal forma que, una firma concentrada en mejorar la experiencia de sus empleados mejorará también su propia cultura empresarial contribuyendo a la consecución de sus objetivos.

Un colaborador que se sienta parte de esa experiencia positiva, valorará mucho más el lugar en el que trabaja y aportará por sí mismo valor añadido adicional que requiere toda compañía para seguir creciendo.