Dime a quién entrevistas y te diré quién eres

En estas últimas semanas he estado inmerso en un intensivo proceso de reclutamiento y me di cuenta de la gran importancia que, como empresarios, tenemos que darle a estos procesos, debido al impacto que pueden tener en nuestras firmas.

La gente de la que nos rodeamos profesionalmente, como nuestro equipo de trabajo, es finalmente la carta de presentación de la empresa que dirigimos y es, por lo mismo, una ecuación de la imagen que perciben las diferentes audiencias desde el exterior; por tal motivo, ¿no merece la pena dedicarle tiempo al proceso que involucra su reclutamiento?

A continuación, te comparto las cuatro fases que aplico al seleccionar personal dentro de la agencia de RRPP que dirijo, así como en los demás proyectos donde lidero gente:

1.- Selección de CV’s: Sí, es verdad que vamos a recibir muchas hojas de vida cuando publicamos una vacante, pero también lo es que, al menos, un 30% de éstas NO serán las adecuadas para tu empresa. Aquí es imperativo que definas bien lo que buscas en una posición y que te apegues a estos criterios de selección.

2.- Llamadas telefónicas: una vez que seleccionas en papel quién es apto para trabajar en tu empresa, es importante que corrobores, de una manera verbal y práctica, esta suposición y, para ello, te recomiendo las llamadas telefónicas donde puedes medir la capacidad de repuesta a ciertas preguntas así como sondear directamente cuestiones como expectativas económicas, emociones y dudas, entre otras, que no vale la pena esperar a revisar en una entrevista física, debido a la inversión de tiempo que requiere esta última para ambas partes.

3.- Entrevistas físicas: probablemente deseches al menos una tercera parte de los perfiles seleccionados a través de las llamadas, así que prepárate para que, en esta fase, de manera presencial, termines de poner atención en aquellos detalles que son importantes para tu selección, incluyendo la imagen personal, presencia física, posturas, puntualidad, etc. que deben incluirse en el check list de este proceso.

4.- Prueba final: por último y tal vez como la parte más importante del proceso (porque casi nadie lo hace), establece una prueba donde lleves a aquella persona que, hasta el momento, ha pasado todos los requisitos, a una situación típica del trabajo. Con esto terminarás de saber si ese elemento es el adecuado para ti.

Seguro que este proceso te llevará tiempo pero también seguro estoy que será de mayor calidad y valor para el futuro de tu empresa. ¡Éxitok!

¿Tienes duda del proceso de reclutamiento? ¡Escribe en @tokrp !

El autor es director general de Tok Relaciones Públicas