10 errores que deben evitarse en el proceso de reclutamiento

Como hemos dicho en repetidas ocasiones, el capital humano es el motor de una empresa; sin embargo, para una pequeña y mediana empresa que no cuenta con una infraestructura de recursos humanos puede resultar un gran reto encontrar a la gente adecuada, sobre todo porque cada empleado contratado implica una inversión de tiempo y dinero, por ello es de suma importancia definir las necesidades de personal de la organización, seguir un proceso y elegir las herramientas adecuadas para la selección.

Para realizar contrataciones efectivas y reducir la rotación de personal, en OCCMundial compartimos 10 errores que deben evitarse cuando se contrata un nuevo miembro del equipo:

  1. Dejarse impresionar por CVs exagerados. Los candidatos “inflan” su CV para obtener más oportunidades. Si el reclutador no se toma el tiempo de verificar y evaluar la información, corre el riesgo de hacer una mala contratación.
  2. Hacer preguntas inadecuadas. Limitarse a realizar preguntas superficiales y no planear una estrategia que realmente identifique las competencias del candidato es un error. Para profundizar sobre las habilidades de una persona, recomendamos incluir en la entrevista preguntas que reten al candidato, que dé ejemplos concretos sobre su capacidad para enfrentar situaciones cotidianas relacionadas al puesto, por ejemplo.
  3. Entrevistar a personas cuya personalidad no es adecuada para la vacante. Además de conocimientos y experiencia, una empresa debe buscar a un candidato afín a la cultura de la organización, que muestre una serie de valores y actitudes que favorezcan el desempeño de su trabajo.
  4. Basar la contratación solamente en la entrevista. Mientras más herramientas se involucren en el proceso de contratación, mejor. Puede ser que el candidato parezca ideal en la entrevista, pero para asegurar que realmente hará un trabajo satisfactorio emplea diversas herramientas de evaluación como test psicométricos o exámenes prácticos.
  5. Descartar a una persona sobrecalificada. Creer que una persona con experiencia o conocimientos superiores no funcionará significa perder la oportunidad de sumar un elemento extraordinario al equipo.
  6. No corroborar referencias. Corroborar la información del candidato a través de sus referencias es cerrar con broche de oro una contratación. Las referencias sirven para recolectar ‘votos de calidad’ a favor del empleado, son testimonios de que la información que ha proporcionado es real.
  7. Contratar de manera urgente. Hacer una contratación por que ‘urge’ cubrir la vacante puede ser contraproducente al no invertir el tiempo adecuado en seleccionar al mejor candidato.
  8. No dar información clara sobre la vacante. Es indispensable hablar con claridad sobre las funciones, objetivos y expectativas sobre el puesto.
  9. No vender correctamente a la empresa. Una contratación es una negociación, no sólo el candidato vende su trabajo, la empresa también vende su prestigio, cultura, beneficios, etc. Para que los mejores candidatos deseen trabajar para la empresa, debes ser capaz de vender de manera correcta a la organización.
  10. Contratar familiares o amigos. Si te saltas este paso te arriesgas a contratar a una persona que no cumpla con las expectativas de la vacante. Una recomendación es siempre bienvenida, pero es necesario evaluar a la persona como cualquier otro candidato.

Lo más importante es trazar un perfil detallado del puesto, lo que puede parecer obvio; sin embargo, es común que no se tenga un perfil minucioso de la vacante. Antes de publicarla lo primero que aconsejamos es enlistar las funciones que el empleado debe desempeñar, sus objetivos y en cuanto tiempo debe reportar los primeros resultados. Con esto, nos podemos asegurar de tener al mejor candidato para el puesto.