La medición de resultados

El objetivo de cualquier empresa normalmente es la generación de utilidades, y el estado de resultados que emiten a fin de año muestra si el objetivo fue cumplido y en qué medida (cuántos pesos ganó la entidad durante el año); sin embargo, no es la única forma en que los resultados son medidos.

Las empresas también tendrán que medir el cumplimiento de otro tipo de objetivos que se impongan. Éstos van desde cumplimiento de niveles de servicio al cliente, hasta el de las obligaciones laborales, fiscales o legales en general.

También existen otro tipo de organizaciones que requieren la medición de resultados, como son organizaciones no lucrativas, gubernamentales, no gubernamentales, hospitalarias, entre otras.

Incluso, a nivel de trabajo individual, los resultados tienen que ser medidos. Cada individuo tiene tareas que realizar, proyectos y ambiciones que se quiere alcanzar. En el momento en que empezamos a medirlos, empezamos a ver avances hacia el logro de los mismos, o no.

Por ejemplo, de una empresa que se dedica a la extracción y refinación de metales, su objetivo a alcanzar es la recuperación de la mayor cantidad posible del metal que pretende extraer de alguna aleación o mineral en donde se encuentra contenido. Por lo tanto, el sistema de medición de resultados tendrá que determinar la mejor estimación del metal contenido en cada lote y la meta máxima de lo que se puede recuperar, así minimizando la posible pérdida metalúrgica.

Cualquier organización social tendrá como objetivo beneficiar a la mayor cantidad de personas que sus recursos permitan. Por lo tanto, la medición de sus resultados requerirá que se determinen las metas máximas que sus recursos le permitan en atención al segmento de la sociedad que pretende beneficiar, y sus sistemas de información requerirán identificar con precisión los beneficios otorgados, así como los beneficiarios que los recibieron.

Cualquier organismo del gobierno tendrá que medir con claridad y transparencia los resultados obtenidos de los programas que haya aplicado, sean éstos de atención a la salud, de ataque a la pobreza o el incremento de la producción alimentaria, en todos los casos tendrán que generar parámetros de medición y niveles de cumplimiento de objetivos.

En el plano individual, las personas, sean empresarios, empleados o profesionales independientes, tienen que establecer un programa que les permita identificar cuáles son sus metas y objetivos y llevar un registro de todos los pasos que tengan que llevar a cabo para cumplirlos. Conforme los vayan llevando a cabo, podrán comparar los resultados que obtuvieron contra los objetivos que se plantearon, y así determinar si es necesario hacer ajustes a sus planes o continuar por el camino planteado.

Al final de cuentas cualquier mecanismo de medición de resultados siempre requiere de: objetivos y metas, planes de acción, mecanismos de registro de resultados y comparación contra los planes, parámetros de medición de resultados y análisis y retroalimentación para ajustar los planes y acciones para corregir o mejorar el plan propuesto.