Mantenimiento empresarial

Nuestros automóviles, relojes, computadoras, casa y hasta nuestra salud requieren de mantenimiento preventivo y correctivo. Dependiendo de lo que estemos hablando, el mantenimiento va cambiando conforme las cosas se hacen viejas, igual que con nuestro cuerpo o salud. No es lo mismo el ejercicio que hacíamos cuando teníamos 20 o 30 años, que el que hacemos cuando tenemos 60, y así la comida y las medicinas. Son totalmente diferentes.

Las empresas tienen situaciones similares. Cuando creamos las empresas, tienen ciertas características y necesidades. Conforme avanza el tiempo, éstas van cambiando. Desde el mercado y los productos o servicios que ofrece hasta las necesidades de información de sus dueños y socios, así como de cumplimiento de requerimientos legales y regulatorios.

Todas las empresas evolucionan y deben cambiar sus prácticas y normas a sus nuevas circunstancias. No es lo mismo IBM de los años 70 en la que era la líder de ventas de equipos de oficina y computadoras empresariales, o en los 80 con el lanzamiento de la computadora personal, al presente que se dedica a vender soluciones de negocios y la venta de equipos es un negocio derivado de eso.

Así podemos hablar de muchas empresas que empezaron con una misión de negocios y que hoy se dedican a cosas totalmente diferentes.

El mantenimiento empresarial empieza cuando el empresario o el gobierno de la entidad definen cambios estratégicos a ser implementados a mediano y a largo plazos. Este plan normalmente define lo que la empresa desarrollará para los próximos años y trata de prever lo que quiere el mercado.

En función con el plan estratégico, la administración de la empresa tendrá que definir los ajustes que tiene que llevar a cabo en la organización para cumplir esos planes. Esos cambios van desde la tecnología que necesitará, pasando por los recursos humanos y los ajustes a sus políticas y procedimientos y nuevos requerimientos de información para toma de decisiones que requiera para cumplir con sus objetivos. Todos esos cambios tienen que estar terminados para cuando los cambios en la estrategia empresarial estén implementados y en funcionamiento. De no ser así, entonces las nuevas estrategias están condenadas al fracaso.

Otros aspectos en los que se requiere un mantenimiento empresarial preventivo es cuando se anticipan cambios en leyes y regulaciones que requiere que la empresa tenga los controles y la información necesaria para cumplirlos. No anticipar esto implica un doble costo, ya que después se tiene que invertir en corregir y de todas maneras en ajustar los procedimientos para cumplir.

También es necesario llevar a cabo un mantenimiento empresarial preventivo cuando existen cambios generacionales en el gobierno corporativo y en la tenencia patrimonial de la empresa. Las nuevas generaciones traerán nuevos conceptos e inquietudes, pero sobre todo un nuevo impulso de negocio que será necesario guiar para aprovechar ese impulso y nuevas ideas, pero también evitar cambios catastróficos.

La administración de cualquier empresa tiene la obligación de estar organizada y contar con todas las políticas, métodos y procedimientos para que pueda alcanzar sus fines con la mayor eficiencia y productividad posible, sin embargo, tiene que estar modernizando y adecuando para que los cambios en el entorno no la dejen atrás, ya que el mantenimiento correctivo, como vimos más arriba, termina siendo más caro.