Los retos del empleo y el ambiente laboral III

Tratando de concluir el tema que hemos estado tratando las últimas dos semanas, el gran reto que tenemos como país es lograr un proceso continuo de creación de empleos sustentables que permita que seamos competitivos nacional e internacionalmente, que los individuos ganen salarios suficientes que los ayuden a llevar un nivel de vida digno y, además, que todos contribuyamos con los gastos del gobierno.

Para lograr esto, es importante alcanzar un nivel equitativo de oportunidades, en donde la capacidad y aptitud sean los principios básicos del progreso individual. Los principales ecualizadores de oportunidades son la alimentación sana y nutritiva, educación de calidad que fomente la lectura y la investigación, oportunidad de crecer en un hogar limpio y estable y seguridad de que todo se puede llevar a cabo en un ambiente de paz y seguridad.

El empleo es generado principalmente por pequeños y medianos empresarios, ya que las grandes empresas tienen la capacidad de generar empleos directos de forma limitada, pero son detonantes de creación de empresas pequeñas y medianas que les prestan servicio. El gobierno también tiene la capacidad de generar un número limitado de empleos, pero al igual que con las grandes empresas, tienen la necesidad de obtener bienes y servicios de pequeños, medianos y grandes empresas. La sociedad en general también tiene que cubrir sus necesidades y muchas de éstas serán cubiertas por pequeñas empresas como son plomerías, carpinterías lavanderías, etc.

La ratificación del tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), junto con sus modificaciones y adecuaciones, trae la presión adicional de que los empleos generados en las industrias exportadoras, ya que el reto de estas empresas es cumplir con regulaciones laborales más estrictas, subir los salarios y seguir siendo competitivos, en pocas palabras es tratar de hacer más con menos.

El objetivo de nuestros vecinos del norte en este tratado fue lograr que las condiciones laborales entre los tres países fuera más pareja de tal manera que las empresas pudieran considerar regresar o crear empleos productivos en Estados Unidos y Canadá sobre la base de que los costos laborales sean similares. Esto significa que los tres países compiten para atraer inversión en generación de empleos.

Los empresarios tendrán que trabajar más en asegurar que los colaboradores de su negocio trabajan con eficiencia y productividad, que no existen tiempos perdidos y que existe una cultura de mejora continua. Para eso tendrán que revaluar sus procesos tanto productivos como administrativos, revisar el ambiente laboral y verificar que éste promueva las características mencionadas.

Además, la administración de las empresas tendrá que cuidar que la presión laboral no provoque problemas de estrés en los empleados, con lo cual tendrá que cuidar la forma en la que se comunican las instrucciones, las acciones disciplinarias y en general las relaciones entre los colaboradores dentro de las empresas.

Todo lo anterior provocará que haya que revisar las prácticas de administración laboral, los perfiles de puestos incluyendo la descripción de funciones, las líneas de mando y las líneas de comunicación, los parámetros de cumplimiento de obligaciones esperados y la consideración de los premios de eficiencia y productividad.

Las evaluaciones al desempeño, además de incluir con los parámetros de cumplimiento de tareas y objetivos, actitudes de colaboración y servicio, tendrán que considerar asuntos adicionales como acciones que se consideran de exposición excesiva al riesgo personal y de la empresa.

El esfuerzo adicional en capacitación y acciones de motivación deberán contribuir a un mejor ambiente de trabajo, mayor conciencia de responsabilidad y una mejora de la productividad de la empresa.