La economía y la empresa (tercera parte)

Como vimos la semana pasada y la anterior, el empresario debe estar al pendiente de todos los cambios que suceden en la economía y tratar de verificar cómo afectan esos cambios a la empresa, con objeto de anticipar los mismos y hacer los ajustes pertinentes en la empresa. Dicen que la información es poder; sin embargo, esta frase no tiene el sentido de fuerza, sino que se quiere decir que un buen manejo e interpretación de dicha información puede ayudarnos aprovechar las oportunidades que ofrece el conocimiento y así obtener mejores resultados.

Una economía con poco crecimiento no forzosamente significa que la empresa no pueda seguir creciendo, pero el administrador de ésta tendrá que encontrar nuevas formas de atender una posible disminución en la demanda y las oportunidades de nuevas formas de atender las necesidades de la sociedad. Por otro lado, un gran crecimiento puede significar un aumento considerable de la competencia y, en consecuencia, una probable pérdida de participación en el mercado.

Lo anterior significa que no siempre las buenas noticias son buenas, si no se está preparado; por otro lado, las malas noticias también pueden significar oportunidades para quien esté preparado.

Los datos económicos no solamente se refieren al crecimiento de la economía, también están datos como inflación, tasa de interés, tipo de cambio y hasta previsiones de producción de materias primas e insumos, así como su disponibilidad en el mercado.

Evidentemente, el empresario también tendrá que conocer muy bien su producto y su mercado, pero además tendrá que hacerse llegar de información relativa a nuevas oportunidades de mercados. Por ejemplo, estar pendiente de nuevas empresas que se estén estableciendo, que puedan ser potenciales consumidores de sus productos, desarrollo poblacional y urbano, lo cual pueda significar un incremento en la demanda de sus productos en cierta región o sector social, entre otros.

Un asesor experto en economía y en negocios será una pieza importante para buscar la fuente más confiable y poder interpretar toda esta información. Para micro y pequeñas empresas puede resultar un costo muy alto hacer esto; no obstante, parte importante de la función de las cámaras industriales y de comercio es precisamente proveer dicha información a sus agremiados.

Existen varios factores importantes a tomar en cuenta por parte de la administración. El primero es que la planeación normalmente es llevada a cabo una vez al año; el segundo es que en este proceso la administración debe revisar sus planes y estrategias a largo plazo, ya que las dos deben estar alineadas a la misión y visión de la entidad; el tercero es que durante el ejercicio de dicha planeación la administración debe ir vigilando las variantes de los resultados obtenidos contra los presupuestados y analizar a conciencia las causas de las desviaciones importantes, esto con el fin de corregir el camino con oportunidad.

Dentro de las desviaciones que pueden ser identificadas, es posible que haya causas internas de la entidad, que normalmente están dentro de la capacidad de la administración para ser corregidas. También habrá causas externas, sobre las que no se tiene control alguno, como son las variaciones a los indicadores económicos que influyan en la empresa como con crecimiento e inflación.

En este momento, la administración deberá conocer con oportunidad dichas causas y poder hacer los ajustes necesarios en la empresa y así tener mejores oportunidades para alcanzar o superar sus objetivos.