Crear certeza

El día de ayer escuche por la radio datos muy decepcionantes en cuanto a la actitud de emprendedor mexicano. En alguna encuesta, resultó que muchas personas que quisieran independizarse para poner su propio negocio, no lo hacen por miedo a no tener el dinero y no comprometerse con algún crédito para emprender.

El progreso de cualquier país no lo construye el gobierno, por más que éste quiera, no puede dar de comer a todos los ciudadanos. La riqueza la crean los individuos con su trabajo diario, sean empleados o empresarios, con su trabajo crearán productos y servicios que a su vez derivarán en empleos, y al venderse crearán satisfactores a las necesidades de todos los individuos que conformamos la sociedad.

El empresario normalmente debe ser apasionado del producto o servicio que pone a disposición de aquellos que lo requieren por un módico precio. Esa pasión, lo lleva a realizar sus sueños a pesar de todos los obstáculos que se le presenten o le pongan en el camino. Sin ser romántico, les puedo asegurar que cualquier persona que tenga un propósito en la vida lo puede lograr, siempre y cuando se cumplan varios requisitos:

Haber estudiado y dominar el tema que quiere llevar a cabo. Los sueños que se quieren realizar sobre nubes de fantasías no tienen sustento. Es necesario estudiar y analizar todos los obstáculos para ver si existen las soluciones realizables sobre ellos.

Realizar un análisis económico de la factibilidad del proyecto a realizar, si el costo es mayor que los ingresos que se pretenden lograr, entonces no será un proyecto viable.

Tener perfectamente definido hasta donde podrá reducir sus gastos personales y costo de vida para poder aguantar el arranque de su negocio. Cualquier empresario que esté dispuesto a sacrificar, primero, su negocio antes que su estilo de vida, llegará al fracaso, ya que lo sangrará en actividades no productivas.

Una vez obtenida la viabilidad, deberá analizar las posibles fuentes de financiamiento para realizar su proyecto, éstas incluirán primero que nada el capital propio. Ningún tercero estará dispuesto a invertir dinero en donde el que lo propone no se atreva a arriesgar el propio.

Tendrá que crear certeza en los posibles inversionistas o prestamistas que le ayudarán a financiar el proyecto y que de alguna manera se convertirán en sus socios capitalistas a cambio de un rendimiento asegurado.

De eso se trata este artículo, la certeza la creamos haciendo nuestro trabajo creando planes y presupuestos realistas y fundamentados en hechos y acciones que nos lleven a realizar nuestros planes.

No existen bolas de cristal que nos ayuden a predecir el futuro; sin embargo, existen los hechos y la realidad que nos permitan programar acciones realistas que permitan programar nuestras acciones.

Si queremos producir un coche, sabemos que existen los insumos y la tecnología necesarios para fabricarlo. Si queremos introducir una innovación en el coche, es por que ya existe, ya está probada y además se ha hecho un análisis de factibilidad económica para llevarlo a cabo.

El emprendedor tiene que hacer su trabajo y la mayor parte de las veces, sacrificar un poco o un mucho para realizar sus sueños, aunque si se tienen todos los hechos perfectamente analizados, podemos predecir un negocio factible y con posibilidades de ser exitoso.