Reforma a la ley del IMSS, el camino equivocado

Foto: Archivo/El Economista

Patrones tendrán que pagar más si quieren dar prestaciones a sus empleados

México se encuentra justo en medio del debate sobre la Reforma Hacendaria y el paquete fiscal planteado por el Presidente de la República: nuevos impuestos, aumento de tasas, eliminación o reducción de deducciones, formas de recaudación dirigidas mayormente a la clase media y dudas sobre cómo estas medidas fomentarán el desarrollo económico del país son los temas que acaparan la atención de los últimos días.

Uno de los grandes pendientes en México es la creación de más empleos como motor para el desarrollo económico y en medio de todo este contexto, vale la pena recordar y relanzar a escena una reforma que se presentó en marzo pasado y que ya fue aprobada en la Cámara de Diputados, y que seguramente se discutirá en este periodo de sesiones en el Senado, y que importa como cualquier otra propuesta porque afectará directamente a los patrones, a los creadores de empleos: es la reforma a la Ley del Seguro Social.

Con las modificaciones que plantea la reforma a la Ley del Seguro Social los patrones tendrán que pagar más si quieren darle prestaciones a sus empleados y esto repercutirá en la cantidad y la calidad de las plazas que ofrezcan, si es que las ofrecen. Lejos de incentivar, desmotivará la apertura de nuevos puestos de trabajo tan necesarios para mover nuestra economía y hacerla crecer.

Con estas reformas se busca aumentar la recaudación del Seguro Social en 3 mil millones de pesos al año, esto significa que los patrones pagarán 3 mil millones de pesos anuales más, complicando su intención de crear nuevos y mejores empleos.

Revisemos algunos de los puntos que plantea la reforma a la Ley del Seguro Social cuyo objeto es subir los salarios base de cotización. Es decir, busca modificar los ahorros que puede hacer el trabajador y la empresa en beneficio del trabajador, los cuales actualmente no son parte del salario base de cotización. Con la reforma, las aportaciones que haga el patrón a los fondos de ahorro de los trabajadores se harán bajo los términos de la Ley del Impuesto sobre la Renta que da reglas al respecto, como que los ahorros, para que puedan ser calificados como exentos o deducibles, tienen que darse en partes iguales por el trabajador y el patrón. Esta aportación no puede ser mayor a 1.3 veces el salario mínimo de la región ni superior al 13% del salario del trabajador, es decir, se imponen límites que antes no se ponían. Si el patrón quiere seguir con sus mismos programas de fomento del ahorro del trabajador le va a costar, va a formar parte de la forma como se integra el salario para efectos de cotizar, lo cual redundará en mayor cuota.

También está la modificación referente a la participación de los trabajadores en utilidades de la empresa. Actualmente, en la ley del Seguro Social, la PTU no integra el salario para efectos de cotización; se está planteando modificar ésto para que se maneje en los términos que la Ley del ISR considera exentos, es decir, no integrará siempre y cuando no rebase 15 días de salario mínimo de la región donde se encuentre el trabajador.

Para dimensionar la relevancia de la creación de nuevos empleos, hay que mencionar estimaciones que indican que en los próximos 6 años México necesita generar cerca de 9.7 millones de empleos, o sea 1.6 millones de empleos nuevos cada año, tan solo para cubrir el bono demográfico. Para crear estos puestos de trabajo se requiere impulsar el desarrollo económico a través de tasas de crecimiento anuales que oscilen entre el 6 y 8%, flujos de inversión extranjera directa superiores a 40 mil millones de dólares anuales e inversiones nacionales que dupliquen los actuales niveles, ambos de manera sostenida, esto según el reporte México próspero con empleos de calidad, elaborado por Consultores Internacionales S.C.

Por otro lado, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) informó que la inversión extranjera directa en México cayó 35% en 2012, es decir, se redujo a 12,659 millones de dólares, ¡cuando se requieren más de 40,000! A nivel global, la inversión extranjera en el bloque se elevó 6.7% durante el mismo periodo y pese a la crisis internacional, quedando Brasil, Chile y Colombia por delante de México en captación de esta inversión.

Así que el panorama indica que no tenemos las perspectivas de crecimiento necesarias, ni la inversión extranjera, ni la inversión nacional que se requieren para crear los puestos de trabajo demandados y aún así existen este tipo de propuestas.

Todos estamos de acuerdo en que necesitamos que aumente la recaudación porque el gobierno no puede subsanar todos los problemas si su recaudación es de tan solo el 10% del PIB, pero, sin duda, castigar al que crea los puestos de trabajo no es el camino. Este tipo de reformas hacen más complicada la administración de las empresas y eso lleva a la improductividad, porque “hay que hacer más para darle al gobierno lo que me impone”.

De ser aprobada la reforma propuesta a la Ley del Seguro Social en el Senado, los empresarios y patrones tendrán que mover muchos hilos y voluntades para poder darle un espacio de trabajo a un mexicano más.

*El autor es Socio Fundador de la Firma RSM Bogarin, Contadores Publicos y Consultores de Negocios

www.rsmbogarin.com.mx

CRÉDITO: 
Rodolfo Martinez Gamboa*

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.