¿Por qué hacer publicidad para mi pyme?

Foto: Especial

Tu marca podrá posicionarse en los clientes como la mejor opción para comprar o hacer negocio

Todo México es territorio _______ . (Telefonía)
_______ El banco fuerte de México. (Banco)
_______ Me encanta. (Restaurante comida rápida)
_______ Es parte de mi vida. (Tienda departamental)
_______ La campeona de los precios bajos. (Supermercado)
Zoom, zoom _______ (Automóviles).
_______ Destapa la felicidad. (Refresco)

Que no te sorprenda haber podido responder el nombre de alguna de las empresas a las que estos slogans (o frases) pertenecen. Esto lo logró en ti la publicidad de estas marcas y los millones que invierten en agencias y equipos de trabajo especializados en crear y ejecutar sus estrategias de mercadotecnia y publicidad, pero, la pregunta es… ¿cómo lo puedo hacer con las pymes?, sin invertir los recursos que las grandes marcas se dan el lujo de asignar, ¿Es posible que mi marca y negocio destaquen en un mundo tan competido y saturado de mensajes publicitarios?

Para solucionar estas interrogantes, el primer paso es responder a la pregunta ¿por qué debo hacer publicidad para mi negocio? Si no tienes clara esta respuesta, y sólo quieres hacer publicidad por estar “in” o “a la moda”, me atrevo a recomendarte que reconsideres la idea de hacer publicidad para otra ocasión, porque entonces tu esfuerzo y mensaje se perderán en el saturado mundo de la publicidad y solo sumarán al congestionamiento de este.

A continuación, quiero compartir contigo, algunos de los porqués que harían sentido a que a tu negocio lo apoyes con publicidad:

  • Buscar e incrementar clientes nuevos.
  • Promover un punto de venta (o sucursal) en específico.
  • Educar a tus clientes.
  • Ganarle terreno a tu competencia.

Una vez definido el por qué deberás, definir también el presupuesto que dispones para invertirlo en publicidad y con base en esto, cotizar las distintas y muy diversas opciones en medios y esfuerzos en comunicación que existen.

Ten presente este dato: En una ciudad como el D.F. son más de 3 mil impactos y mensajes publicitarios a los que una persona diariamente se ve expuesta. Esto nos confirma el competido mundo de la publicidad y el mercado en general en el que todos competimos por un cliente; una venta y ganador de esto será quién logre posicionarse en los clientes como la mejor opción para comprar o hacer negocio. Ser la mejor opción te exige saber qué es eso tan importante que tus clientes buscan en el mercado, y eso a las pymes les da enormes ventajas por la agilidad operativa, el pulso tan directo que tienen del mercado y el tipo de oferta a veces hasta artesanal que son capaces de ofrecer contra empresas más grandes y más lentas.

Lo anterior, podemos resumirlo como el mensaje que te diferencia de tu competencia; tu autenticidad o diferenciador (evita en esto trivialidades como “mejor precio”, “mejor calidad”, eso sólo hará de tu diferenciador algo irrelevante), y eso es lo que deberás concentrarte en comunicar a través del medio, el que sea, pero que te garantice acceso a un público con clientes potenciales para tu negocio y que de acuerdo a tu presupuesto, sea mucho o poco, te ofrezca un retorno de inversión perfectamente medible y alcanzable.

Por último y no por ello menos importante: la publicidad “de boca en boca”, esa que no cuesta y a la que en su mayoría las pymes le apuestan, pero con la que una sola mala experiencia puede acabar con todo. ¡OJO! una recomendación negativa se multiplica hasta 15 veces más que una positiva.

Para terminar con esta recomendación, comparto contigo esta reflexión de Henry Ford, fundador de FORD MOTORS COMPANY, a quien le preguntaron: ¿qué harías si a tu negocio solo le quedara 1 dólar?, su respuesta tajante fue: “Lo invertiría sin duda en publicidad”.

Te invito a intercambiar opiniones del ¿por qué si y por qué no? hacer publicidad para tu negocio, sigamos en contacto vía twitter @hectorchavarría, será un gusto resolver tus dudas.

*El autor es director de negocios en Grupo Acir y Mentor de Endeavor

CRÉDITO: 
Héctor Chavarría*