El papel de las pymes constructoras

Archivo/Eleconomista.mx

Programas de mejora de vivienda dan empleo al sector

Es evidente que el sector de bienes raíces mundial sufre las secuelas generadas por la crisis económica financiera de los años 2008-2009; ante este panorama, México trata de mantenerse estable dentro del mercado inmobiliario, impulsando la recuperación del sector habitacional en los últimos años, con el otorgamiento de créditos por parte del Fovissste, banca y sofoles, pero principalmente por el Infonavit, que coadyuva a partir de las diferentes modalidades, ya sea tradicionales, remodelación o cofinanciamiento para la construcción de vivienda, otorgando 578,396 créditos de acuerdo con su informe anual 2012; sin embargo, aún no se logran recuperar los niveles alcanzados en este sector durante el 2007.

El Infonavit implementó el programa Renueva Tu Hogar como una alternativa de financiamiento para hacer pequeñas mejoras sin necesidad de hipotecar el inmueble, beneficiando en el 2012 a 152,171 derechohabientes, lo cual se consideró un buen indicador. Ante estos resultados, el Instituto decidió modificar el programa por Mejora Tu Casa, el cual a partir de mayo del 2013 consiste en otorgar un préstamo que asciende hasta 147,000 pesos para ampliación y mejora de vivienda.

Con este programa se podrán beneficiar sectores minoritarios que vende materiales de construcción, además de abrir nuevas fuentes de trabajo para las pequeñas y medianas empresas (pymes) constructoras, aunque como requisito adicional, el desarrollador que construyó la vivienda puede ser el encargado de la remodelación y si en su caso no es de su interés participar en el programa, lo podrá hacer otra empresa inscrita dentro de un padrón de empresas constructoras del Infonavit.

En febrero del 2013, el gobierno federal anunció que las políticas públicas de vivienda impulsarán la edificación de departamentos y desarrollos sustentables en zonas urbanas, representando un cambio para las grandes constructoras que basan su estrategia de negocios en las reservas territoriales de la periferia a bajo costo. Los resultados de esta nueva política se verán en el 2014, cuando las reglas de operación entren en vigor, pero ¿cómo será ahora la participación de las cinco constructoras más grandes del país ? Y ¿cuál será el panorama de las constructoras locales y regionales?

*Maestra y coordinadora de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Anáhuac México Sur

CRÉDITO: 
Karina Álvarez Siordia*