Mi experiencia al presentar la declaración anual

Foto: Shutterstock

Abril se conoce como el mes de la Declaración Anual de impuestos y en este año el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha hecho algunas modificaciones que facilitan y hacen más eficiente el cumplimiento de esta obligación. Por ejemplo, para los asalariados existe una nueva aplicación, mucho más sencilla de operar. En algunos casos la información está precargada (aunque han existido algunas quejas donde no es así), por lo cual únicamente necesitan validarla y añadir los gastos personales que son deducibles. Así de fácil se puede hacer y sin la ayuda de un contador.

El llenado es 100% en línea, no se requiere descarga de ningún software adicional. No obstante, hay que decir que existen quejas de que el sistema en ocasiones es lento e inestable y no funciona bien en ciertos navegadores o sistemas operativos.

Curiosamente funciona a veces mejor en computadoras viejitas que en algunas de última generación. Eso se debe a que desafortunadamente muchas de las aplicaciones del SAT están basadas en plataformas tecnológicas que ya están rebasadas, como Microsoft Silverlight o JAVA y que requieren plugins que en ocasiones no cargan bien o son incompatibles.

Para las personas que tienen ingresos por otras actividades, también se lanzó de manera bastante accidentada y apresurada la herramienta DeclaraSAT, que aunque tiene algunas mejoras respecto del año pasado (particularmente la versión en línea), desafortunadamente ha tenido bastantes problemas operativos.

Por ejemplo: alrededor del 5 de abril (ya tarde por cierto), el SAT lanzó una versión del DeclaraSAT para Mac, la cual descargué y no funcionaba. El mismo día fue eliminado de la página del SAT, seguramente por esa situación. Sucedió lo mismo con la guía con los requerimientos de la aplicación que contenía ambas versiones: Windows y Mac. Dado a la fecha, posiblemente la versión de Mac no vea la luz en el 2014.

La versión en línea no ha estado exenta de problemas. En mi caso me costó mucho trabajo, ya que el sistema carga de una manera sumamente lenta. Por otro lado, en dos computadoras Mac diferentes, simplemente fue imposible firmar mi declaración con la FIEL —aun probando con tres distintos navegadores. Esa funcionalidad depende de Silverlight —el cual tenía instalado y cargaba perfectamente, pero no podía leer los archivos requeridos por la FIEL. Intenté eliminar y volver a instalar el plugin con los mismos resultados.

Como la declaración únicamente se guarda durante tres días y la empecé a hacer un viernes, pero hasta el lunes tuve acceso a una computadora con Windows, entré al sistema y mi declaración ya había sido borrada así que tuve que empezar de nuevo desde cero. Afortunadamente esta vez pude firmar mi declaración y enviarla sin problemas.

Este tipo de errores y problemas en las aplicaciones del SAT causan sin duda mucha frustración a los usuarios, quienes tratamos de cumplir con nuestras obligaciones, pero son los propios sistemas los que lo dificultan.

No obstante, sin duda hay avances importantes, que no se habían visto en años. Por lo cual uno sólo puede esperar a que esto siga evolucionando para que cumplir con el pago de nuestros impuestos se vuelva un proceso sencillo, rápido y que no requiera la contratación de expertos para llevarlo a cabo.

Te invito a visitar mi página: www.planeatusfinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre Finanzas Personales.

Sígueme en Twitter: @planea_finanzas

CRÉDITO: 
Joan Lanzagorta