Los goles de la actitud

Foto: Cortesía

Estrategia, actitud, aptitud y entrega: ejes del éxito

"El hombre en trance futbolístico sucumbe a un frenesí difícil de asociar con la razón pura". Juan Villoro.

Como muchos de ustedes, he estado siguiendo de cerca a las diferentes selecciones mexicanas que se encuentran en actividad, en compañía de mi familia y amigos. Algunas veces he quedando gratamente sorprendido y otras pocas un tanto decepcionado. Debo aceptar que me resulta agradable y satisfactorio ver la aptitud, la actitud y la entrega de nuestros equipos en la cancha, aunque me decepciona que al final nos quedemos a la mitad del camino y con la amarga sensación de que teníamos para más.

La alegría aplicada a cada una de las jugadas, el ir y venir de cada jugador en cada momento a lo largo del campo, ha sido la diferencia. Por fortuna, ahora no sólo escucho a los narradores mencionar a las estrellas de siempre. También se menciona repetidamente a otros jugadores y considero, si los buenos vaticinios me acompañan, que a partir de ahora los escucharemos frecuentemente.

Lo más importante de todo esto que he visto en la cancha es el hecho de que si este trabajo continúa de manera sistemática, podemos esperar excelentes resultados y grandes alegrías para México. Las dudas como siempre se tienen, y son obvias, recurrentes. Sin embargo, creo que se ha demostrado una mejor condición física, habilidad y trabajo en equipo de los nuestros.

Considero que los cazatalentos deben visitar los barrios y lugares remotos donde juegan futbol los muchachos. Chicos que nadie conoce y que con sacrificio de ellos y de sus padres, visten y calzan uniformes improvisados pero muy dignos, y sobre todo, que salen a jugar con esa actitud de la que hablo. Es esta experiencia de triunfo que en esos campos polvorientos es derramada por toneladas.

La forma en que estos muchachos desconocidos festejan un gol es verdaderamente grandiosa y lo más importante es que lo hacen solo por la pasión y entrega al propio juego, sin esperar nada a cambio. Es decir: paga alguna. Tan importante es aprender de ellos como lamentablemente es darse cuenta que en nuestra cultura esta actitud original se va perdiendo conforme creemos que vamos alcanzando cierto éxito, cuando la presea nos empieza a elogiar y cuando recibimos una paga extraordinaria por jugar. Aquí es cuando estamos lejos de lo que decía Roosevelt: “Fija tus ojos en las estrellas y arraiga tus pies en el suelo”.

Estrategia, Actitud, Aptitud y Entrega

Es todo lo que se necesita para obtener resultados satisfactorios en cualquier actividad. Estos cuatro conceptos representan el cambio de personalidad del mexicano. Yo insisto en que debemos trabajar con nuestros hijos para el logro de este cambio, que enterremos el vasallaje y la esclavitud en que sumieron a nuestros antepasados durante la colonia y que continúa en algunos lugares de nuestro país.

Hoy México y concretamente sus habitantes debemos mostrar:
Estrategia el análisis de las variables que inciden en la victoria o la derrota, para la definición de una propuesta de valor que direccione las capacidades propias y explote las desventajas del adversario con el fin de obtener la victoria en el juego o la meta de otras áreas de nuestra vida ya sea, familiar, social, económica o política.

Actitud de triunfadores en todos los terrenos y demostrado con resultados. “El mayor descubrimiento de mi vida”, dice otro refrán anónimo, “es que el hombre puede modificar su vida cambiando su actitud hacia ella”.

La aptitud es la herramienta básica para el que quiere ascender, hasta donde sus propios deseos logren levantar.

Entrega. Solo con una entrega absoluta y pasión en lo que hacemos se logran los triunfos. No importa el tamaño del triunfo, el más pequeño es tan importante como el ganar un partido de futbol. Así que debemos entender una fórmula simple: siempre da lo mejor de ti y de ser necesario más corre el kilometro extra que otros no están dispuestos a correr.

Y añadiría por último a esta fórmula inicial de los cuatro conceptos, la perseverancia para mantenernos y alcanzar mejores resultados, para dar ese plus que requerimos y lograr más, para no quedarnos en el camino.

“Nunca te creas mejor que los demás pero tampoco rebajes tus condiciones para hacerte inferior a nadie.” Anónimo

*Vocero de Grant Thornton

CRÉDITO: 
José Mario Rizo Rivas*