Steve Jobs: el innovador más grande

Steve Jobs. Foto AP./ elempresario.mx

Sin duda, una noticia que entristece a todos los fanáticos de la innovación es la repentina salida de Apple, por motivos de salud, del CEO más carismático del mundo, Steve Jobs. Como todos sabemos, la empresa Apple Computer Inc. es la firma de tecnología con mayor valor de mercado del mundo y Steve Jobs es el hombre que la llevó hasta ese punto.

Aunque nada se dio a conocer sobre los problemas de salud de Jobs, muchos medios de comunicación y analistas han empezado a sospechar que el cáncer de páncreas que lo afectó en el 2004 pudo haber regresado. La incertidumbre y las especulaciones desatadas provocaron de inmediato una caída en el valor de las acciones de la empresa, que en el momento de escribir esta columna llegaba ya a 4 por ciento. Se esperaba, sin embargo, que los magníficos resultados de la empresa en el último trimestre del año pasado lograran detener la inevitable caída bursátil. Próximamente sabremos qué pesó más: si las extraordinarias ganancias o el retiro temporal de la emblemática figura de Jobs.

Pocos hombres han hecho una contribución tan grande a la innovación en la historia de la humanidad como Steve Jobs, pues incluso los avances logrados por Microsoft con Windows no hubieran sido posibles si un engañado Steve Jobs no le hubiera proporcionado los primeros prototipos de la Macintosh a Bill Gates, a principios de la década de 1980.

Los nombres de iMac, iTunes, iPod, iPhone e iPad son sólo algunos de los maravillosos avances logrados por Apple bajo la dirección de Jobs. Pero además de eso están las miles de aplicaciones y programas complementarios desarrollados a lo largo de tres décadas de operación de la empresa.

Es muy difícil medir el impacto que representan en la vida de todas las personas del mundo los avances logrados por innovadores como Steve Jobs, Bill Gates, James H. Clark, creador del primer navegador comercial de Internet, llamado Netscape Navigator; Larry Page y Sergey Brin, creadores de Google; Chad Hurley, Steve Chen y Jawed Karim, creadores de YouTube, y por supuesto Mark Zuckerberg, desarrollador de Facebook.

En favor del conocimiento

Lo que sí es muy claro en el siglo XXI es que las empresas con mayor valor de mercado ya no son las industriales, sino las empresas del conocimiento las que generan, desarrollan y comercializan bienes intangibles. Las que han podido transformar el conocimiento en un servicio a ser utilizado por el mayor número posible de personas en todo el mundo.

Ante esta situación, debemos continuar fomentando el emprendimiento y la innovación entre nuestros jóvenes para propiciar futuras empresas capaces de incorporarse a este arroyo mundial de la tecnología.

Si bien, será difícil generar desarrollos tan impresionantes como los antes mencionados, debemos seguir el ejemplo de economías sabias como la de Israel, en donde los generadores de proyectos innovadores saben que jamás podrán competir con las grandes corporaciones y han creado una cultura de generación, desarrollo y venta de proyectos, una vez alcanzada la madurez de los mismos, lo que les permite obtener ganancias extraordinarias.

Inspiremos a nuestros jóvenes con historias tan maravillosas como la de Steve Jobs.

CRÉDITO: 
Alejandro González*

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.