¿El emprendedor se hace o nace?

Foto: Especial./ elempresario.mx

Tal vez te interese leer más artículos de esta serie:

1. ¿En qué etapa se encuentra tu empresa?
2. Definiendo a un emprendedor.

-----

La vez pasada me di a la tarea de definir el concepto de lo que es un emprendedor y las características comúnes que lo definen. En este segundo artículo me he propuesto tratar de descubrir si el emprendedor nace o se hace.

Por lo regular, existen algunas personas que aseguran que el espíritu emprendedor se lleva en la sangre y que se detecta desde muy temprana edad. Sin embargo, existen algunas otras que opinan que cualquier persona puede aprender a emprender.

Considero que el emprendedurismo se encuentra en una parte intermedia. Muy pocas veces el arte de emprender se encuentra situado en un extremo, no es blanco ni es negro. Dentro del camino emprendedor existen matices de gris que permiten que la experiencia sea enriquecedora para la persona.

Como lo explica Andy Freire en su libro Pasión por Emprender, existen tres niveles que requieren de un análisis para determinar su importancia dentro del camino emprendedor

El primer nivel es el de los hábitos técnicos y cuyo contenido es altamente modificable. Es en este nivel donde el emprendedor puede reflejar el dominio de herramientas básicas para emprender, como por ejemplo: ¿cómo hacer un plan de negocios? ¿Cómo levantar capital semilla? ¿Cómo armar tu equipo de trabajo?

El segundo nivel es el de las características (o metahabilidades), las cuales se refieren a las condiciones que mencioné en el artículo anterior. Estas características son en parte modificables, ya que el tiempo, la experiencia y los tropiezos son los factores que poco a poco irán modificando dichas características, siempre y cuando la persona esté dispuesta a trabajar en ellas.

Por último está el nivel más polémico, llamado talento el cual se refiere a condiciones innatas que le permiten a una persona destacar como emprendedor.

Es un hecho que el talento es impredecible y no adquirible, por lo tanto, no importa cuántas horas entrenes fútbol o tenis, probablemente nunca jugarás como Messi o Nadal si es que no tienes dicho talento.

La verdad, considero que es preferible que una persona cuente con un talento innato. No obstante, esto no te puede desanimar, ya que el camino emprendedor es sorpresivo, apasionante y cada vez tiende a ser un camino menos solitario.

La verdadera clave del éxito reside en el talento del emprendedor para impulsar sus fortalezas y reconocer sus debilidades. De está manera el emprendedor puede rodearse de talento complementario.

Si bien es cierto que a veces resulta difícil crear equipos eficientes de trabajo, porque los emprendedores tienden a sentir mayor empatía con gente que se parece a ellos mismos, por lo tanto suelen rechazar aquel socio que piensa diferente. Un aspecto importante es la complementariedad de los socios, lo que desde mi punto de vista es uno de los aspectos críticos en el recorrido emprendedor.

Mi lección es que cuando dos cabezas piensan igual, una está de sobra, por lo que es mejor que te rodees de gente talentosa y complementaria que te permitan ejecutar mejor tus ideas para poder crecer y desarrollarte dentro del camino emprendedor.

*Vincent Speranza es director general de Endeavor Puebla.

[email protected]
www.endeavorpuebla.org.mx

@endeavorpuebla, en Twitter

CRÉDITO: 
Vicent Speranza*