Cuando llega el autoempleo

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Debido a la situación actual, la crisis económica y otras problemáticas que vivimos, el bienestar que se busca en nuestra sociedad se ve disminuido por la falta de oportunidades para encontrar un trabajo que desarrollar, ya sea por cuenta propia o en la iniciativa pública o privada.

Como paliativo se podrían recomendar, entre otras cosas, mantener a los jóvenes en la escuela y fomentar iniciativas destinadas a crear empleo como una posible opción política, centrándose especialmente en los grupos vulnerables, las mujeres y poblaciones urbanas.

Con perspectivas poco halagüeñas para el crecimiento del empleo en México en los próximos años, se propone poner sobre la mesa la opción del autoempleo, ya que si queremos que una sociedad mejore no se puede añadir más pobreza a la pobreza.

Persona

Si identificamos al empleo como la realización de un trabajo, el autoempleo lo podríamos definir como la realización de un trabajo que generará beneficios directamente a la persona que se autoemplee.

El protagonista de todo trabajo empresarial es el emprendedor… No es suficiente tener la idea de negocio. Para crear una empresa se requiere de un proceso, de una aptitud y actitud emprendedoras.

Con la premisa de que todos podemos ser empresarios lo importante sería desarrollar todas las habilidades que sabemos son necesarias para emprender un proyecto de autoempleo, y además potenciar las capacidades que nos permitirán iniciar.

¿Emprendedores?

No todas las personas tienen las habilidades necesarias para emprender un negocio, pero se pueden desarrollar con una buena capacitación y asesoría. El mercado del autoempleo en México presupone la presencia de:

1. Un estrato inferior de autoempleo conformado por aquellos que se ocupan en actividades de subsistencia como respuesta a la escasez de trabajos formales y de buenas condiciones laborales, apoyados en actividades de baja productividad y escaso valor añadido, generalmente en el giro de servicios.

Estos autoempleados tienen educación primaria o no poseen una escolaridad, la media de su edad se encuentra entre los 42 años y trabajan la jornada semanal más reducida.

En estadísticas de la ENEU, este grupo constituye arriba de 90% del mercado de trabajo por cuenta propia.

2. Un estrato superior constituido por aquellos que buscan la acumulación de capital y el desarrollo de micronegocios en los que empleen sus habilidades empresariales. Tienen mejores expectativas de crecimiento: Este segmento es menor o igual a 10 por ciento. Según estadísticas, es el grupo que más horas a la semana dedica al trabajo, en promedio 55.

En la mayoría de los casos, no se cuenta con prestaciones sociales. Se habla de total ausencia de un régimen de seguridad social para el autoempleo, lo que sería un foco de oportunidad.

*Teresa Rocha Gómez, asesora en Planeación Estratégica y Costos de Fundación ProEmpleo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Teresa Rocha Gómez*