Chile, una potencia en compras de gobierno

Foto: Especial./ elempresario.mx

Las compras de gobierno son relevantes, pues representan alrededor de 80% en todo el mundo, ya que el Estado es un gran comprador de bienes y servicios. Por esta razón algunos países utilizan como estrategia para desarrollar sus mercados locales la participación de la micro, pequeña y mediana empresa como proveedora del sector público.

En México, en el 2009 el gobierno federal estableció una importante política en favor de las MiPymes. Se propuso como meta que las compras a este sector alcanzaran 20%, es decir, alrededor de 17,600 millones de pesos, con la finalidad de alcanzar una participación de 35% del mercado en el futuro. Los resultados del 2010 muestran avances: las compras a MiPymes ascendieron a 61,935 millones de pesos, se asignaron 204,694 contratos o pedidos y participaron 47,003 empresas.

El proceso de compras públicas se lleva a cabo en forma presencial y electrónica, a través del portal CompraNet. Adicionalmente, el año pasado se abrió el sitio comprasdegobierno.gob.mx, exclusivamente para MiPymes, creado como un espacio informativo y de registro para proveedores en línea. Sin embargo, a través de esta página no se puede operar una venta al gobierno.

Con una economía más pequeña, Chile es líder en programas de compras de gobierno, su página chilecompra.cl y su plataforma de licitaciones mercadopúblico.cl, emblemáticas por su tecnología.

Gracias a dicho esfuerzo, este país es reconocido por instituciones como la ONU, el Banco Mundial y la OEA, entre otros. El programa tiene como principal objetivo “lograr el acceso igualitario a las oportunidades de negocios generadas por el Estado, alcanzando el mayor grado de transparencia y eficiencia en las adquisiciones y contrataciones públicas”. Además, tiene como objetivo específico el desarrollo de las Pymes chilenas.

Esto se refleja en los resultados del 2009, cuando las micro y pequeñas empresas lograron una participación de 38% del mercado público, las medianas 17% y las grandes 45 por ciento, con un tasa de crecimiento de 58% con respecto al 2004 en el sector de las Pymes.

En ambos casos, podemos observar que los mercados electrónicos públicos pueden ser una solución a la problemática de las MiPymes al democratizar el mercado, siempre que el gobierno lo regule eficientemente y sea transparente. Estas empresas podrían vender más si las normas regulatorias se lo permitieran y podrían contribuir así con la generación de empleo.

Hay que reconocer que la microempresa no es proveedora del gobierno, pues los parámetros de ventas son de 100 a 200 millones de pesos, algo ya ubicado en el rango de las pequeñas y medianas empresas, por lo que son necesarios más recursos para aumentar la capacitación de este sector. Otro problema para la microempresa en su acceso a este programa es su baja capacidad financiera, porque tan sólo para alcanzar la certificación que los acredita como proveedores de las dependencias oficiales, como Pemex, deben pagar 300,000 pesos. Lo anterior muestra que a pesar de los alcances que este programa ha tenido, falta mucho por hacer si consideramos que 99.5% de las empresas en México son micro y que generan 46% del empleo.

*María Luisa Saavedra es Investigadora de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM.

elempresario@elempresario.mx

CRÉDITO: 
María Luisa Saavedra García*

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.