Un estratega con multicompetencias, la clave

Foto: Archivo/El Economista

Empresas requieren que encargados en RS tengan una visión a nivel micro y macro

Cuando presentamos los resultados del estudio “Panorama de la Responsabilidad Social (RS) en México”, una de las cifras que más sobresaltó a la comunidad empresarial fue el hecho de saber que 50% de las personas encargadas de la RS nunca había estudiado el tema. Sin embargo, más que no haber cursado ningún programa educativo al respecto, lo crítico del asunto es que estén a cargo de un tema que no conocen. Para ilustrar con un ejemplo, ¡17% de los encargados mencionó que la RS es un gasto!

Éste es uno de los principales problemas: ¿cómo puede asumir una persona un puesto que desde el inicio no tiene claro? Es de esperarse entonces que este tipo de confusión se transmita a toda la empresa y a su esfera de influencia también. Por eso, muchas de las personas que están a cargo de la RS son vistas por las demás áreas como “los que gastan”, aun cuando la empresa cuente con una política para integrar la RS dentro de su estrategia de negocios.

Por tal motivo, el mayor reto de los encargados de RS consiste, en primera instancia, en entender que la RS no está peleada con los intereses del negocio, sino que van de la mano; y en segunda, en convencer al resto de las áreas de que la RS es importante para la empresa. Esto implica una buena labor de venta: si les dices que sólo vas a hacer el bien a los demás, las áreas no lo ven como estratégico porque no pueden visualizar cuál es el beneficio para el negocio.

Siendo así, el encargado de RS debe tener la capacidad de permear transversalmente asuntos ambientales, éticos, sociales y de gobernanza.Para ello debe estar contacto con todas las áreas y niveles jerárquicos de la empresa. Pero, ¿qué se necesita para cumplir con tantas responsabilidades? Ser un buen estratega con multicompetencias; esto quiere decir que el encargado requiere una visión a nivel micro y macro, que va desde la curiosidad para entender la problemática de cada área y saber cuáles son los retos que enfrenta hasta comprender que la RS no es sólo un tema interno que deba atenderse con el área de recursos humanos.

La realidad, por experiencia, es que esta visión pocas veces es entendida por todos los colaboradores y por ende es complicado que asuman su corresponsabilidad. Pero si el encargado sabe transmitir y convencer los beneficios que trae a cada área implementar acciones de RS, entonces será más fácil involucrarlos y coordinarlos para alcanzar mejores resultados.

El autoaprendizaje es una de las mejores formas para desarrollarse como encargado de RS. No hay que perder de vista que el diálogo con cada una de las áreas de la empresa ayuda a conocer y a compilar acciones que muchas veces permanecen aisladas; y lo que es mejor, que al darlas a conocer a los demás estimula y motiva a todos los colaboradores para trabajar en equipo.

*La autora es directora de la agencia de responsabilidad social ResponSable
Twitter: @RSponsable

CRÉDITO: 
Gwenaëlle Gerard*