Factoraje, principal crédito de aguacateros

De los exportadores, 64% son mipymes. Foto: Especial

México nutre 89% del aguacate que importa Estados Unidos, lo cual genera ganancias superiores a los 1,500 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social.

De los productores de aguacate, 64% son micro y pequeñas empresas (mipymes), que cultivan en 27,712 huertos; sin embargo, en muchas ocasiones, a estos productores les resulta difícil encontrar financiamiento para facturas que rondan los 40,000 o 50,000 dólares.

Además, este año, con motivo del Super Bowl 54 se enviaron 127,000 toneladas de aguacate, lo que equivale a un aumento de 4% respecto al 2019, tan sólo, el domingo 2 de febrero se consumieron 76,000 toneladas del llamado oro verde, según datos de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate.

Edmundo Montaño, director general de Drip Capital México, menciona que los agricultores suelen recibir el pago de sus facturas 60 o 90 días después de realizar la entrega, lo cual les dificulta continuar con la operación y evita tener liquidez.

Entre las alternativas para continuar con la operación es solicitar un crédito bancario, aunque en ocasiones se necesita más dinero que el monto otorgado o no se tiene la solvencia para enfrentar el endeudamiento.

Otra solución es el factoraje, es decir, financiar la factura. “Básicamente estás convirtiendo en efectivo instantáneo una venta ya realizada”, precisa Montaño.

Por ello, la startup adelanta las facturas de los microempresarios, permitiendo que los agricultores continúen con trabajo.

Para asegurar que la factura sea pagada, se califica a los compradores y se contrata un seguro de cobro. “Vemos que los compradores sean empresas sólidas, contratamos un seguro de crédito comercial en caso de que el comprador no nos pueda pagar. Lo que hacemos es financiarle la factura al exportador pero quien nos compra es el importador, de esta manera estamos moviendo el riesgo del exportador a su propio cliente, que son estas empresas americanas”, detalla Montaño.

De esta forma, el producto es un complemento a los créditos tradicionales de la banca y funciona para ayudar al crecimiento de las exportaciones de aguacate, porque pueden acceder hasta a 2.5 millones de dólares en créditos revolventes y las tasas fluctúan entre 0.7 y 1.5% mensual, dependiendo del perfil de los compradore.

Montaño comenta que el factoraje no es un financiamiento pasivo, “al contrario, convierte tu hoja de balance en algo más sano, convierte tus cuentas por cobrar en algo más efectivo y vuelve a tu entidad más sólida porque tiene liquidez”.

Para la startup, los agricultores de aguacate representan 20% de su cartera, los demás clientes son productos industriales, alimentos procesados como salsa picante y mezcal, chile o pimienta.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario