Carnes mexicanas podrían aumentar en China por coronavirus

SuKarne y Grupo Gusi resultarían beneficiarios. Foto: Especial

Las calles de Wuhan, China, están desiertas, las tiendas cerradas y los insumos escasean, son pocos los negocios que venden alimentos e incluso en algunos lados se están racionando. La razón ya es conocida en todo el mundo: la propagación del coronavirus que a la fecha ha afectado a 24,324 personas y causado 490 muertes.

Ante el nacimiento del virus en un mercado de animales en la ciudad, la carne que se distribuía en el país ha sido descartada, un problema severo ya que la provincia es uno de los principales centros productores de China.

Por ello, una opción es adquirir de otras naciones, donde México podría destacar, ya que las exportaciones de la carne de res, principalmente, podrían aumentar más del 40% en los siguientes meses.

Del total de las ventas de res mexicana a otros países, China representa 4%, mientras que Estados Unidos se posiciona como el principal cliente con 80% de las exportaciones.

Rogelio Pérez, el principal funcionario comercial de la asociación mexicana de ganadero (AMEG), que pronostica las ventas futuras de la industria, estimó que los envíos resultantes del impacto del coronavirus podrían representar un tercio del crecimiento general de las ventas del 40 por ciento.

En una entrevista retomada por la agencia Reuters, el ejecutivo adelantó que la demanda de China beneficiaría a las dos compañías mexicanas que actualmente tienen permisos para exportar a aquél país: SuKarne y Grupo Gusi.

Simplemente, en 2019, la AMEG estima que se compraron 250,000 toneladas de carne mexicana con un valor cerca de 40 millones de dólares.

Esta compra sumada a otras, coloca a China como principal importador de carne bovina, y se proyecta que sus importaciones en 2020 alcanzarán el récord de 2.9 millones de toneladas, casi el doble del total de 2018, según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, (USDA, por sus siglas en inglés).

Marcas mexicanas

Las exportaciones totales de carne de res mexicana en 2020 se proyectan en 390,000 toneladas, 25.8% más que en 2018, según datos del USDA.

En 2014, la Administración de Certificación y Acreditación (CNCA, por sus siglas en inglés) de China, autorizó que dos plantas, SuKarne, ubicada Michoacán y Grupo Gusi, de San Luis Potosí, exporten carne de bovino mexicana al país de Asia.

Por una parte, SuKarne se enfoca en el sacrificio, corte y deshuese de bovino. Además, cuenta con un área de valor agregado en la que se dispone un frigorífico y elabora hamburguesas, embutidos, productos molidos y marinados.

Grupo Gusi procesa cárnicos de especies bovina, porcina y aviar, con actividad también de sacrificio, corte y deshuese. También cuenta con almacén y frigorífico.

“La carne de res se suma a más de 20 productos agroalimentarios que México exporta China, de entre los que destacan: algodón, harinas de pescado, cerveza, miel de abeja, tequila, jugo de naranja, aguacate, aceites esenciales de cítricos, almendras, pistaches, nueces, pescado seco, cacao, entre otros”, señala SuKarne en su página web.

Cómo exportar

Para poder ser exportador de carne, la empresa debe cumplir con un protocolo implementado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural. Pesca y Alimentación de los Estados Unidos Mexicanos y la Administración de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de la República Popular de China.

Algunos de los puntos que incluye el acuerdo son:

  • Los subproductos de cerdo comestibles deben ser aptos para el consumo humano
  • Los productos exportados se originarán en las explotaciones, rastros y establecimientos que hayan implantado un sistema de identificación eficaz en su lugar de origen.
  • Sólo los establecimientos registrados por la Administración de Certificación y Acreditación de la República Popular de China están autorizados a exportar y su área de procesamiento debe ser registrado por la misma.
  • Los subproductos comestibles de cerdo exportados (excepto canales y cortes) deben procesarse en un área independiente y aislada del área del procesamiento de la canal. Esta área debe cumplir con las normas sanitarias establecidas por México.
  • La temperatura del área de procesamiento de los subproductos debe estar por debajo de los 12° C. la del almacén de congelación rápida debe ser de -28°C y la de congelación del almacén de -18°C.

“Los establecimientos deben implementar los planes de monitoreo microbiano dependiendo de los diferentes procesos de los diversos subproductos comestibles de cerdo para la explotación a China. Las estadísticas de monitoreo microbiano deben ser analizadas y registradas para convertirse en bases de datos que se acumulan para evaluar el nivel microbiológico a intervalos regulares”, indica el protocolo establecido en 2016.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario