Siempre he pensado que iba a ser una mujer de negocios: María Pía, directora general para DiDi Food

María Pía, directora general para DiDi Food en México. Foto: Especial

De niña, María Pia Lindley jugaba a las muñecas, pero no eran amas de casa, ni tenían bebes o se casaban con la pareja ideal, sus muñecas eran empresarias y trabajaban. Esto porque su mamá siempre trabajó, era su ejemplo.

Siempre he pensado que iba a ser una mujer de negocios, desde que tengo memoria”, señala en entrevista María Pia, directora general para DiDi Food en México.

Detalla que los modelos de rol que existen en la vida marcan las expectativas. “Para mí lo normal, mi madre, era que una mujer trabajara. Yo siempre crecí pensando que en el colegio tenía que ser la mejor de mi clase y estudiar una carrera, pensando que eventualmente quería liderar un negocio”.

Cundo ingresó a la maestría de negocios en Estados Unidos, sólo 10% de los estudiantes eran mujeres y existía una clara diferencia de cómo se relacionaban los hombres. “Fue la primera vez que me di cuenta que era mujer en el mundo de los negocios”.

Después trabajó en la banca, relata que ahí los clientes tenían actitudes despectivas hacia ella, porque era una mujer y era joven. “No podían entender que hacía al otro lado de la mesa una mujer asesorándolos. Veías actitudes condescendientes, ellos me trataban de explicar o enseñar”.

Había dos formas para lidiar con la situación: el ofenderse y no tomar los comentarios en cuenta. María Pía escogió la segunda opción decir: “sí ¿y?”, manejar sus emociones y sólo escuchar los comentarios, dejar que le explicarán lo que ya sabía y continuar con su trabajo. Hay un prejuicio de que las mujeres son muy emocionales, el manejar la reacción a esta situación ayuda a que este prejuicio salga de la mente.

Maria en DiDi

María Pía se incorporó a DiDi a inicios del 2019 como directora de Estrategia para México, Posteriormente, fue directora de Operaciones de DiDi Food en las zonas Norte y Sureste de México, donde lideró la expansión de la plataforma a 14 nuevos mercados en menos de siete meses, al tiempo que consolidó la marca en Monterrey.

En diciembre de 2020, la empresa anunció a María Pía Lindley como la nueva Directora General de DiDi Food. Asumió el cargo con la operación de la plataforma en 33 ciudades, 35,000 restaurantes y más de 50,000 socios repartidores.

Al ser una empresa nueva e incluyente, María Pía dice no haber vivido alguna complicación en su trabajo por ser mujer, pero cree que cuando se heredan equipos o hay gente en el cargo por mucho tiempo, la transición puede ser difícil.

Para gestionar el talento se apoya en la creación de un plan y resultados. “Gran parte de mi rol en esta expansión es generar un plan que esté basado en información, que tengan contingencia, suficiente amortiguador para cualquier demora. Mi rol ha sido de generar esa visión o plan a seguir y hace un seguimiento cercano con los equipos”.

Otro punto que le ha ayudado en a expansión es monitorear cómo van las cosas dos o tres veces por semana e identificar qué está fallando para corregirlo.

Detalló que contar con gente que le gusta aprender, que tiene hambre de lo nuevo es clave en una empresa tecnológica. También la flexibilidad, porque “el mundo de la tecnología no es para todos, porque la persona que se siente incomodas con la incertidumbre y los cambios, van a ser muy incomodas. En estas empresas todo cambia todos los días, uno tiene que irse acomodando y ser flexible”.

Ser la plataforma de la reactivación

María Pía enfocará los esfuerzos de la plataforma de este año en tres ejes principales: el primero es ser un aliado en la reactivación y crecimiento económicos de socios restauranteros y socios repartidores en todo el país.

El segundo es seguir manteniendo el mejor valor por el dinero de los usuarios y el tercero ser una app para todos, todos los días y en todo lugar, que más restaurantes se sumen a la plataforma, que antes no les era posible.

Antes de entrar al mercado el uso de delivery estaba enfocado a un poder adquisitivo alto, en solo algunas ciudades. El objetivo es llegar a segmentos económicos donde otros no han llegado.

“tenemos el ejemplo de China, donde todos pueden pedir en una app porque les sale, incluso, más barato que salir a la calle o cocinar. La comida vendida a través de aplicaciones debería ayudar a que la gente pueda tener más libertad en tiempo y más dinero libre”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario