El nepotismo

Normalmente este término se aplica a la actitud de los funcionarios públicos para favorecer a sus parientes. De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, el nepotismo (etimología: nepos, -otis, sobrino o descendiente, e ismo, tendencia) quiere decir la desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos. De acuerdo con Wikipedia, esta actitud siempre ha existido; sin embargo, la palabra viene de la tendencia de algunos papas que criaban a sus hijos naturales como “sobrinos” y les daban preferencia. Algunos papas son conocidos por haber elevado a sus parientes a cardenales de la Iglesia.

En una sociedad en que se busca la transparencia y la mejor rendición de cuentas, el nepotismo es una figura que es mal vista, porque se considera que las responsabilidades deben ser asignadas en función de una serie de consideraciones que incluyen entre otras: el conocimiento técnico y la experiencia en el área, las habilidades personales de liderazgo y solución de problemas, las habilidades de promoción, de comunicación y de transmisión de conocimientos, principalmente. A esta tendencia le llamamos meritocracia, es decir, que las responsabilidades deben ser alcanzadas por logros o méritos.

Independientemente de que el nepotismo es un término utilizado para lo público, en el ámbito de las empresas privadas también existe la tendencia a querer que nuestra familia participe en los negocios.

Usualmente, en una empresa familiar, por su propia naturaleza, los participantes del negocio van a ser todos familia. Conforme las empresas van creciendo e institucionalizándose, la función de la familia se va llevando al ámbito de consejo de administración y accionistas, dejando la operación del negocio a una administración profesional.

Más aún, cuando la empresa se vuelve de interés público, es decir, que sus asuntos están a la vista de terceros ajenos a la administración de la empresa y que tienen interés económico en ella, la empresa tendrá que tener un sistema de rendición de cuentas más desarrollado, y por lo tanto, tendrá que asegurarse que tiene en los puestos de alta responsabilidad, personal con la capacidad y atributos que, no sólo lo califiquen para el puesto, sino que también proyecte esa capacidad a los demás.

Muchas empresas, tienen políticas estrictas para evitar que parientes cercanos colaboren en ella al mismo tiempo. En otros casos, lo que se busca es que no estén colaborando en áreas relacionadas.

Desde un punto de vista de buenas prácticas administrativas, todo esto se hace con el fin de evitar que exista la tentación de que cualquier persona con responsabilidad en la empresa obtenga u otorgue beneficios para sí mismos o para su familiar.

También puede existir la tentación de que ambos miembros de la familia se pongan de acuerdo para cometer un acto ilícito en perjuicio del patrimonio de la empresa y de todos los que tienen intereses económicos en ella.

Por todo lo anterior, las empresas, cualquiera que sea su tamaño, deben establecer políticas y prácticas que permitan conocer cualquier riesgo de familiaridad dentro de su estructura, y que si deciden aceptar a la persona por su capacidad y conocimientos, aunque haya parentesco, porque es necesaria, debe haber la comunicación y las salvaguardas necesarias para asegurar que cualquier riesgo no se materialice.

El autor es socio de Vission Firm México, S.C.