Expectativas económicas y cómo afectarán a las empresas

El cierre de 2016 y todo el 2017 será un período de incertidumbre económica, de diferentes frentes abiertos, de riesgos de todo tipo, sobre todo los de tipo económico y financiero.
Entre los retos externos que se les presentarán a las empresas, están: la reducción en el PIB originalmente proyectado para México para 2016 y 2017, la reducción en el crecimiento del PIB de la unión americana y mundial, el fortalecimiento del dólar americano contra la mayoría de las divisas, el posible incremento de la tasa de interés por la FED, la desaceleración de la economía china y su efecto multiplicador en todo el mundo, reducción en el precio del petróleo y su efecto negativo en las economías mundial, americana y mexicana, la incertidumbre de cuál candidato ganará las elecciones en el país vecino del norte, el Brexit, la volatilidad económica en todos los indicadores económicos, principalmente en el tipo de cambio del peso mexicano contra el dólar, la reducción en el gasto público del gobierno federal mexicano de 239,000 millones de pesos, etc., etc.

El 8 de septiembre pasado acudí a una magna conferencia económica dictada por el Grupo GEA, el cual es un reconocido despacho privado de asesoría económica y entre las principales expectativas económicas para el 2016 y 2017 que presentó en sus 41 láminas, destacan los siguientes panoramas y escenarios (teniendo dicho Grupo como fuente al Banco de México y a sus propias estimaciones para el siguiente cuadro):

Año 2016 2017
Indicador Económico o Concepto Optimista Medio Pesimista Según GEA Optimista Medio Pesimista Según GEA
PIB México (Var % real) 3.0 2.2 1.7 2.0 3.3 2.5 1.9 2.2
Inflación 2.7 3.1 3.7 3.1 2.8 3.4 4.0 3.3
Tasa de Interés fin de periodo de Cetes 28 días (%) 3.9 4.5 5.3 4.5 4.2 5.1 6.3 5.3
Cuenta corriente (Miles de millones de US Dlls.) -15.0 -32.6 -56.7 -33.9 -22.0 -33.9 -54.7 -32.8
Inversión extranjera directa (miles de millones de US Dlls) 34.5 27.9 17.0 15.0 39.1 29.6 19.0 18.0
Tipo de cambio promedio (Peso/dólar) 17.0 18.5 20.4 18.6 16.5 18.3 21.0 18.9
PIB EUA (Var. % real) 2.5 1.7 1.0 2.0 3.0 2.2 1.3 2.0
Balance del sector público (% PIB) -2.0 -2.9 -3.7 -3.7 -2.0 -2.6 -3.9 -3.7

Conforme a GEA, “la perspectiva económica de 2016 y 2017 es de estabilidad con deterioro en la capacidad de crecimiento”

En adición al párrafo y cuadro anterior, otro indicador económico adicional a resaltarse, es el elevado y preocupante nivel de la deuda neta del sector público federal, la cual pasó del 32.6 % del PIB de México al cierre del cuarto trimestre de 2012 a un preocupante porcentaje estimado del 48.5 al 50.5% para el cierre del cuarto trimestre de 2016, la cual fue la razón principal, para que las empresas calificadoras Moody´s y Standard and Poors bajaran la perspectiva de la deuda mexicana a negativa, en ambos casos, con el riesgo, de que la deuda soberana de México llegue a perder el grado de inversión.

El incremento desmesurado de la deuda pública desde 2012, debe asociarse al recorte proyectado al gasto público del gobierno federal de 239,000 millones de pesos para 2017, por lo que es preverse que para el siguiente año, habrá reducciones en su volumen de ventas para las empresas grandes y las pymes, afectando el dinamismo de la economía, particularmente para aquellas que están ligadas a las dependencias que sufrirán el mayor recorte a su presupuesto, como son: Pemex, Comunicaciones y Transportes, Educación Pública, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, así como para los siguientes órganos reguladores de la actividad económica: Comisión Nacional de Hidrocarburos,, Comisión Reguladora de Energía y el Instituto Federal de Telecomunicaciones. Todo lo anterior sujeto a los ajustes y adecuaciones que lleguen a efectuar las Cámaras de Diputados y Senadores al gasto público de 2017.

Como consecuencia de lo anterior, también se prevé afectaciones a las ventas de organismos cúpula del CCE, como lo es el caso de la ANTAD y a sus empresas agremiadas, así como cierta reducción en el consumo de algunas familias mexicanas, afectando por ende, las ventas de las empresas proveedoras de las cadenas departamentales y de autoservicio de la asociación antes mencionada.

Adicionalmente, no debe pasarse por alto, el elevado nivel actual del dólar interbancario de 19.69 pesos por dólar al 19 de septiembre pasado, según Bloomberg, que en las últimas dos semanas, está sufriendo los embates de factores externos, como son: el repunte en las encuestas del candidato presidencial del partido republicano del vecino país, la baja en el precio del petróleo, así como el efecto económico del posible incremento de la tasa de interés por parte de la FED en sus juntas de septiembre y diciembre.

Lo cual podría llevar el peso mexicano a niveles de veinte pesos por dólar en los siguientes días, e incluso, de romper esta resistencia técnica, más allá de los veinte pesos en el último trimestre de este año, cerca de los 21.50 pesos, aunque de manera transitoria. Situación que podría afectar temporalmente a las importaciones de las empresas mexicanas importadoras, pero beneficiaría a las empresas exportadoras durante el periodo de volatilidad. Se prevé que el precio del dólar americano se llegue a estabilizar al cierre del año, una vez que se defina cuál de los dos candidatos a la presidencia gane las elecciones, y si se eleva o no y en que proporción, la tasa de interés, por parte de la FED, aunque la elevada volatilidad en el tipo de cambio seguirá en 2016 y todo el 2017.

Como conclusiones al respecto, podemos llegar a varias, según la dependencia gubernamental, el sector empresarial que se esté analizando y la empresa en particular de que se trate, sin embargo, el principal colofón que podríamos resumir, es que las empresas deben conocer y analizar el panorama macro económico (con sus correspondientes indicadores) y político que se estima o proyecta para los siguientes meses y el próximo ejercicio, con el propósito de definir y ajustar su planeación estratégica y sus presupuestos del estado de resultados del 2017, así como sus flujos de efectivo, para prever, y en su caso, tratar de evitar posibles quebrantos económicos no considerados.

El autor es Miembro de la Comisión de Finanzas y del Sistema Financiero del CCPM y Consultor Independiente
rserranobejar@prodigy.net.mx