El Millennial que (casi) todos llevamos dentro

“Aparentemente, los millennials son aquellos que han nacido después de 1984. Son difíciles de manejar, narcisistas, egoístas, desenfocados, perezosos; porque confunden demasiado el liderazgo. Lo que pasa es que los líderes les están preguntando a los millenials ¿Qué quieren? Y los millenials les contestan: ‘Queremos trabajar en un lugar con propósito’, ‘Queremos generar impacto’, ‘Queremos comida gratis y bolsas de frijoles’ y cuando logran todo esto…siguen siendo infelices…”
(Simón Sinek, motivador inglés conocido por su concepto “el Círculo Dorado”).

Según Simon Sinek, esa infelicidad es causada porque hay una pieza faltante. Normalmente, el millenial está formado por cuatro pilares: la crianza, la tecnología, la impaciencia y el ambiente. Y es precisamente la crianza o los modelos de crianza fallidos los que los frustra, aparte de otras circunstancias que impactan de diferentes formas en ellos. Sinek afirma que al crecer bajo ‘estrategias de crianza fallidas’, en donde todo el tiempo “les dijeron que eran especiales, que tendrían todo lo que quisieran en la vida, sólo por quererlo”; ha sido una estrategia sin sentido, ya que al llegar a la vida laboral se decepcionan completamente porque no… la vida no es así.

Las opiniones se dividen cuando se trata de hablar de ellos. Unos aprueban su comportamiento, otros los justifican y algunos los desacreditan por diferentes experiencias (la mayoría de ellas, por la falta de acción u operación). Es como dicen por ahí: puedes amarlos u odiarlos, pero la realidad es que la generación millennial representa un mercado de 83 millones de personas en Estados Unidos y en México, aproximadamente son 39 millones.

Casi 33% de la población nacional. ¿Te das cuenta? Un tercio de los mexicanos con un poder de compra interesante. ¿Qué les quieres vender?; o mejor aún… ¿Cómo puedes desarrollar estrategias en donde aparte de venderles, les atraigas para trabajar contigo e incluso, puedas aprender de él?

Aquí algunas ideas fundamentales sobre lo que podrían hacer para difuminar esa línea inter- generacional:

  • Aprender a aceptar los cambios con mayor facilidad, ser dinámicos por naturaleza.
  • Creer y crear ambientes de cordialidad y confianza.
  • Pedir soluciones y escuchar todas las posibles respuestas.
  • Proporcionar información, herramientas y conocimiento para llev

ar a cabo la tarea.

Para que un ser humano no se sienta segregado (en cualquiera de las generaciones) debemos quitar etiquetas. No se trata de categorizarnos, se trata de entender su visión sobre las cosas que les parecen importantes. Por eso, estoy convencido desde hace años que una de las labores más significativas entre las y los empresarios debe ser la de ubicar a las demás generaciones para potenciar sus fortalezas. Crear verdaderos equipos multidisciplinarios capaces de resolver dificultades con y sin sus superiores. Pero para ello, primero tenemos que ponernos en sus zapatos. Quitar etiquetas y negociar sobre las posibles respuestas.

Desarrollar estrategias que ayuden a que los equipos sean multi generacionales debe ser una materia que nos debe ocupar a partir de hoy, si queremos seguir creciendo/vendiendo. Lo que necesites para tu empresa, está en manos de equipos con las respuestas de un mercado cuya inmediatez tiene que satisfacer las necesidades de un mayor número de consumidores.

La gestión de empresas multi generacionales y multi culturales es la manera óptima de prepararnos para el mercado del futuro. Por ello es tan importante replantearnos nuestros objetivos, desarrollar nuestras habilidades y ¿por qué no? Convertirnos un poco en esos millennials que tanto tienen que enseñarnos y quienes tanto tienen que aprender de nosotros.

*Ferenz Feher, Ceo y fundador de Feher & Feher y tiene más de una década de experiencia en el desarrollo de negocios y consultoría empresarial.

ferenz@feher.com.mx
Twitter: @FerenzFeher
Facebook: https://www.facebook.com/pages/Ferenz-Feher