Evoluciona y convierte tu empresa en una Marca de Confianza

El número de empresas que hay en un sector hace que la competencia ya no se base solo en un producto o servicio; existe un punto en el que los clientes evalúan el valor agregado que va más allá del producto o servicio que proporcionas, como la atención al cliente, la confianza que se tiene a la marca y la evaluación del público sobre la empresa.

Un estudio de Nielsen afirma que, para tomar la decisión sobre qué empresa elegir para una compra o contratación, 84% de los consumidores alrededor del mundo confía en las recomendaciones de boca en boca por parte de amigos y la familia.

¡Conviértete en una marca de confianza!

Ganar la confianza de tus clientes debe ser el principal objetivo de tu empresa para lograr darle a tu marca la fuerza y valor de mercado necesario que la posicione y mantenga en el top of mind de los consumidores.

Volverte una marca confiable significa hacer que tus clientes se muestren satisfechos con el producto que ofreces o el servicio que brindas, tanto que ellos asuman un riesgo personal al recomendarte con el resto del público meta y calificarte bien en caso de ser necesario.

Cuidar la relación con tus clientes y garantizar la satisfacción de sus necesidades hará que tu marca se vuelva candidata a los rankings de confiabilidad para el consumidor, como el de Selecciones Reader´s Digest, que premia a empresas, personalidades y sitios turísticos por la confianza de sus usuarios. Por ejemplo, este año contempló 51 categorías, en las que AXA fue galardonada como la marca de mayor confianza entre las compañías de seguro para auto.

Convertir tu empresa en una marca, no solo reconocida, sino también de mayor confianza en el público general, se trata de todo un proceso para que tus clientes tengan una buena apreciación de cada paso de la relación con tu empresa.

¿Cómo puedes lograrlo?

Si deseas volverte una marca de confianza es necesario que consideres estrategias para saber cómo actuar antes situaciones, sencillas y complejas, que puedan presentarse con un cliente; ya sea antes, durante e incluso después de la prestación de tus servicios o la venta de tu producto.

Para ello hay algunas recomendaciones:

  • Eficiencia y constancia. El factor fundamental para el cliente es el tiempo; para ganar su confianza, debes estar seguro que podrás resolverle lo más rápido posible y que siempre estarás disponible a cuidar la calidad en todos los procesos y a lo largo de su relación. Con una vez que le quedes mal será suficiente para que no vuelva a confiar en tu marca y recobrar esa confianza es de los procesos más difíciles.
  • Transparencia y veracidad. Lo que más puede molestar a un cliente es no obtener lo prometido al momento de hacer una compra, así como la omisión de información. Esto se puede evitar de forma sencilla, siendo completamente transparentes al momento de ofrecer un producto y respondiendo a detalle y con claridad todas las dudas.
  • Empatía. Las personas confían en quienes hablan con base a sus experiencias y pueden ponerse en sus zapatos. Lo mismo sucede con los clientes, si tú o tu personal se muestran empáticos sobre las necesidades que puede cubrir una persona con tu producto o ante un problema que pueda llegar a tener con él y lo resuelven con la mejor disponibilidad y premura, los niveles de confianza a tu marca mejorarán.
  • Actualízate. Estar a la vanguardia es algo que los clientes actuales valoran; no solo se trata de que tu producto sea novedoso y que se vaya mejorando conforme a las nuevas demandas, la innovación también debe ser parte de tus operaciones. La tecnología permite que puedas optimizar todos tus procesos internos y externos constantemente para dar un servicio mejor y más rápido.
  • Reconoce errores. ¡Es lógico! Todos nos equivocamos en algún momento pero no es el fin del mundo; sin embargo, es importante dar una pronta solución y seguir adelante. Recuerda que la satisfacción del cliente es primero, así que si existe un error de tu parte, procura aceptarlo ante el cliente, ofrecer disculpas y solucionarlo.

Diferentes estudios afirman que las empresas honestas, transparentes y empáticas generan más preferencia entre los consumidores, convertirte en una marca de confianza puede ser un camino largo y difícil, requerirás de tiempo, perseverancia y paciencia, pero vale la pena si con ello puedes volverte un referente en el mercado al que te diriges.

Una vez que comiences a ganarte a tus clientes, no olvides mantener tu nivel de atención y servicio; en ocasiones pasamos esto a últimos términos y regresamos al punto inicial. Recuperar la confianza perdida suele costar más trabajo que construirla desde el principio.

No le des tantas vueltas, apuesta por volverte una marca confiable, acércate a tu consumidor y cautívalo, esto es un arma que hará el clic perfecto con toda tu estrategia de mercadotecnia y reputación corporativa.

*Beltrando Pini Rodríguez es Vicepresidente de Distribución y Mercadotecnia de AXA México.