¿Ya tienes los tamales para tus empleados? 5 tips para planear la celebración

Asegúrate de tener las medidas de protección contra Covid-19. Foto: Especial

El 2 de febrero está cerca y con ello, una de las celebraciones más populares en México: el Día de la Candelaria, que se festeja con tamales de todos sabores y que son ofrecidos por aquellos que sacaron muñeco en la rosca de reyes “los padrinos” que ahora deben festejar la llegada de su bendición.

Antes de la pandemia, algunas empresas aprovechaban al día para hacer convivios dando tamales a todos los colaboradores, acompañados de atole y otros complementos, pero con el Covid-19, esta tradición que representa un momento de relajación para los empleados, se ha visto afectada, sobre todo porque muchos no están trabajando de forma presencial.

En 2020, la derrama económica que dejó el Día del la Candelaria ascendió a 225,000 millones de pesos, de los cuales 162 millones eran solamente de los tamales y atole, de acuerdo con la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño Ciudad de México. Para 2021, la situación cambio ya que las ventas bajaron en un 60%, desafío que para este mes de febrero, se espera recuperar, al menos una parte.

Si bien la pandemia no ha concluido y la recomendación es quedarse en casa a celebrar el día, las empresas pueden seguir teniendo un pequeño festejo que dé un poco de alegría a los colaboradores sin ponerlos en riesgo y que no represente un gran gasto, pero ¿cómo? A continuación te damos cinco tips.

Establece el presupuesto

Como todo movimiento en tu empresa, asegúrate de contar con un presupuesto que no afecte otras áreas y cuánto puedes destinar.

Para tener en cuenta, los tamales tienen un costo de 15 a 20 pesos, mientras que el atole con que se acompaña es de 10 a 15 pesos en Ciudad de México. Así, si tu empresa es pequeña, con 50 empleados, por ejemplo, y tomando en cuenta el precio de tamal en 16 pesos y atole en 12, el costo total sería de 1,400 pesos, aproximadamente, lo que no repercute en tu negocio.

Pide anticipadamente

Entre más pronto reserves tu pedido, mejor precio puedes obtener y la seguridad de tenerlo en tiempo y forma.

Recuerda que ir poco antes del 2 de febrero o el mismo día, puede incrementarse mucho el costo. No olvides considerar bolillos si quieres ofrecer tortas de tamal. Actualmente el costo del bolillo es de 1.50 a 2 pesos, dependiendo dónde se adquiera.

No olvides la protección

Si vas a dar tamales con tus empleados de forma presencial, asegúrate de tener protocolos de protección siguiendo las siguientes recomendaciones:

  1. No permitas reuniones de los colaboradores
  2. Mantén ventilada la oficina
  3. Antes de entregar la comida, ofrece gel antibacterial a las personas y asegúrate que se apliquen al retirarse
  4. Pide que cada empleado pase por su tamal y se retire a comerlo apartado de todos
  5. Puedes asignar turnos para comerlos
  6. No permitas que cuando las personas coman, están cerca entre sí
  7. Si se reunirán para decir unas palabras, hazlo con sana distancia y manteniendo siempre el cubrebocas
  8. Al recibir los tamales y bebidas, desinfecta todo como cuando haces tus compras diarias

Manda a domicilio

El que tus colaboradores sigan a la distancia, no significa que uno puedan pasar un momento agradable con un rico tamal. Recuerda que no es tanto el alimento, sino la intención de la empresa lo que más se valora y anima a las personas.

Para esto, puedes recurrir a tamalerías que ofrecen servicio a domicilio para entregar pedidos a tus colaboradores. Asimismo, puedes armar un kit que también incluya alguna taza, dulces, chocolate o aditamentos para preparar el atole en casa, lo que desees que sepas les gustará.

Cuando lo reciban, puedes planear una video conferencia para que todos convivan y por un momento, olviden el estrés, los deberes y los problemas de la pandemia.

Da una tarjeta de regalo

En caso de que se te complique hace envíos o quieras evitar contactos físicos, puedes optar por dar un vale para alguna tamalería o restaurante que los venda para que puedan pedirlo directamente. Todo dependerá de tu creatividad como líder y del presupuesto con el que cuentes.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario