La urgencia de esquivar el fracaso empresarial

Foto: Especial

El sentido de urgencia en los negocios es una herramienta basada en la prontitud e inteligencia para reestructurar los cimientos de una empresa con el fin de evitar fracasos. Se trata de esquivar los peligros de la autocomplacencia y aprovechar la innovación para transformar el funcionamiento, este proceso involucra a todos los empleados y los encamina a tomar decisiones responsables en el menor tiempo posible.

De acuerdo con el libro “El Sentido de la Urgencia” de John Kotter, experto en administración de empresas, a lo largo de su historia el 70% de las empresas de Estados Unidos que necesitaban cambiar sus operaciones no emprendieron acciones para mejorar, esto derivo en caos financiero. Estas corporaciones fueron víctimas de la autocomplacencia y la falsa urgencia, dos barreras que nublan la capacidad de acción creando una zona de confort negativa.

El Sentido de la Urgencia define a la autocomplacencia como un edén ficticio donde todo gira perfectamente, pero esta situación no tiene una visión a futuro para enfrentar una crisis que tarde o temprano llegara; por otro lado, la falsa urgencia son acciones hechas por obligación y bajo el estrés de entregar resultados a cualquier costo que impiden cambios sostenibles, ya que son vistos como responsabilidades y no como objetivos.

Sin embargo “cuando el desafío de la urgencia se maneja correctamente, las empresas pueden enfrentar los obstáculos más insólitos y obtener resultados favorables”, asegura Kotter. Este sentido de urgencia debe fomentarse con la autorreflexión sobre los verdaderos peligros que acechan una empresa, hecho esto, se deben identificar los aspectos claves a mejorar, formular estrategias que involucren a más colaboradores, delegar el poder de gestión, fomentar triunfos a corto plazo y hacer un cambio sostenible con sistemas cíclicos.

El proceso para aumentar la verdadera urgencia consiste en suministrar a las personas responsabilidades importantes, esto se logra definiendo nuevas necesidades e invitando a cumplir nuevas metas. De esta forma se conquista la mente, pero para cautivar los sentimientos de trabajo en equipo se deben comunicar necesidades emotivamente convincentes que despierten la determinación en los empleados. Con mente y corazón en la bolsa la urgencia se diseminan entre cada área de la organización.

Pymes

Este proceso de urgencia es difícil de implementar ya que se trata de un cambio mental. Romper el paradigma de “todo está bien” no es proceso fácil, no obstante existen cuatro tácticas que ayudan a incrementar la urgencia y derribar los muros de la autocomplacencia en las organizaciones.

TÁCTICAS PARA INCREMENTAR LA URGENCIA

Traer a colación lo que pasa afuera

Una desconexión entre lo que pasa afuera reduce el sentido de urgencia, cuando no se ven las oportunidades o peligros la autocomplacencia crece.

Para erradicar este problema se debe realizar un análisis con datos específicos sobre la producción y calidad de la organización con el fin de reducir los malos hábitos operativos subrayando los riesgos que corre la empresa para encarar los problemas antes de que estallen.

Comportarse con urgencia todos los días

Los altos directivos deben poner el ejemplo dentro de la organización, si quieren implementar una nueva mentalidad, ellos son los guías que deben aplicar los cambios sin demoras y con rapidez. Para lograrlo se debe inducir a los colaboradores a participar en reuniones de mercado, competencia y logística para crear un sentido de urgencia grupal, esta táctica debe ser diaria desde todas direcciones.

Encontrar la oportunidad en la crisis

Dentro de las organizaciones el prevenir, manejar y controlar los daños de una crisis es una fundamental, por ello los directivos deben preparar a su personal a tomar decisiones rápidas y bien justificadas. En ocasiones estas precontingencias deben ser forzadas para sacar de su autocomplacencia a cada miembro del equipo y con ello hacer que la urgencia tome un camino ascendente. El miedo a perder el empleo es el mejor aliciente.

Lidiar con los NoNos

Los NoNos son personas que matan la urgencia porque viven plácidamente en su estatus quo, para integrar a estas personas al sentido de la urgencia se deben aislar hasta un punto que ellos mismos opten por la participación, otra opción es ofrecerles responsabilidades que pongan a prueba su carácter o les exija un extra para salir adelante. Si estas dos tácticas no ofrecen frutos lo mejor es deshacerse de ellos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Arturo Cardoso / El Empresario