¿Tu empresa tiene integración generacional?

No se trata de etiquetar a las generaciones, sino tomar lo mejor de las personas. Foto: Shutterstock

Tener una integración generacional en la empresa ayuda a disminuir la rotación e incrementa el compromiso de los colaboradores. Hasta 30% de ellos puede permanecer en un trabajo por buena cultura laboral y líderes eficientes.

“Al haber tanta rotación, las personas trabajan a 40 o 50% de su capacidad, entonces se pierde en productividad y el compromiso hacia la marca”, dice en entrevista Ricardo Enríquez Duarte, CEO y fundador de Gift Group, empresa especializada en la integración generacional.

Enríquez detalla que la mayoría de las empresas no tiene modelos pensados en nuevas generaciones, que realmente funcionen, sean prácticos y den resultados. El home office y los horarios flexibles son acciones a las que puede recurrir la compañía para retener al talento; sin embargo, no son suficientes, se requiere una integración completa.

“Son prácticas superficiales, porque no es el fondo del problema, los líderes deben buscar cómo integrarlos y trabajar como un equipo, que vayan contra la competencia que está afuera, no dentro, por eso es importante que todas las generaciones y todas las áreas vayan hacia un mismo objetivo”.

No se trata de etiquetar a las generaciones, millennials, Z o X, sino de tomar lo mejor de las personas y hacer que se unan de manera racional y emocional, que conozcan la cultura, el objetivo y la misión de la empresa y que se comprometan con ello. Así la empresa tendrá mayor atracción, desarrollo y retención.

Hacerlo se logra de diferentes formas y existen metodologías como la desarrollada por Gift Group, que consiste en realizar un análisis de la organización, conocer su filosofía y estrategia. “Nos metemos en las entrañas de la empresa y ayudamos a todo el talento, a todas las generaciones, empezando con los líderes para que los mensajes, la comunicación, la prácticas y los procesos estén pensados en todas las generaciones y unirlos hacia un mismo objetivo”.

Enríquez precisa que la metodología se debe adecuar a cada empresa, y destaca la necesidad de dividirlo en tres áreas: organización, departamento o área e individuo.

Organizaciones

A nivel organización, se requiere formular programas y prácticas que impacten en el ambiente y la cultura de la empresarial, por ejemplo, la implementación de horarios flexibles en todas las áreas, pero así como se dan beneficios se requiere establecer reglas.

“La gente tiene que entender que, si no se cumplen ciertas cosas, va a haber consecuencias y los líderes tienen que predicar con el ejemplo”.

Departamento o área

Cada persona es diferente y cada área también lo es, los perfiles de marketing no son los mismos a los de finanzas, por ello cada departamento necesita fomentar la integración, hacer actividades donde las generaciones de cada área convivan y no se vean despectivamente, sino como un apoyo para crecer.

Individuo

Los líderes también requieren conocer las metas a nivel individual, preguntar si tienen un objetivo en la compañía, alguna área por alcanzar o proyectos.

“Ahí la magia es ver de qué manera se integra con el propósito organizacional, porque muchas personas no están alineadas con el propósito de la compañía”.

La integración en la empresa es importante, porque en los próximos cinco años cerca de 70% de la población laboral estará conformada por nuevas generaciones.

“¿Qué se está haciendo desde ahora? ¿Cómo se está formando a los líderes desde ahora para tener una sucesión clara? Hay que formar al talento desde ahora”, finaliza Enríquez.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario