Tres errores de marketing que liquidarán tu negocio

Javier Sánchez Lamelas, autor del libro Marketing. Foto EE: Gabriela Esquivel

Hace un par de décadas, los profesionales del marketing eran capaces de conseguir cierta cantidad de dinero, utilizar su creatividad, generar contenidos y hacer que el público los amara. Hoy día, asegura Javier Sánchez Lamelas, en su libro Martketing, las cosas han cambiado: “El control ha pasado a manos de los espectadores, son ellos quienes deciden qué ver. Ya no hay dinero en el mundo que compre audiencias”.

Para el que alguna vez fue la mente creativa de Coca Cola a nivel mundial, el marketing ha pasado de ser comunista a darwinista, esto es, de anuncios generados con poco dinero, pero capaces de conquistar al usuario, a una época donde la mejor publicidad es la única que consigue tener audiencias.

Ésta es la razón por la que el nivel de marketing ha subido de manera radical, ahora es muy evidente saber cuál es la creatividad que realmente vale”, comenta Sánchez Lamelas.

En este sentido, el también conferencista, resalta tres errores de marketing que están cometiendo las compañías del siglo XXI y, que en el peor de los casos, se han convertido en la causa del declive empresarial.

Presentarse sin ser invitado. “La gente se enfada cuando los obligas a ver lo que no desean, ellos se van cuando no pueden ingresar a su contenido de interés o si les repites tres o cuatro veces el mismo anuncio”, indica el escritor y agrega que el marketing por imitación también es una de las peores formas de promocionar una marca: “pagarle a un actor para que coma una pizza o beba un refresco no hará que el espectador se levante y adquiera el producto; eso sólo es tirar dinero a la basura”.

El tema económico. El problema –hasta ahora– es que la mayoría de los departamentos de marketing están subordinados por el de finanzas. Los profesionales siguen pensado que un plan de negocios anual es la solución a cualquier problema, pero ignoran que en esta época 98% del presupuesto de una campaña va a cambiar debido a la variabilidad de los consumidores.

Talento laboral. Es el tercer error que más cometen en las compañías, según Javier Sánchez, tiene que ver con el talento laboral, lo que ejemplifica de la siguiente manera: “El marketing es como cantar, hay gente que agarra el micrófono e interpreta como los dioses, luego hay personas que cantan horrible, pero saben identificar a los talentosos y les dejan su lugar; mientras que algunos individuos cantan pésimo y aun así se empeñan en seguir haciéndolo”.

El autor de Martketing comenta que la estupidez humana es la que impide reconocer las buenas ideas, ya que en el afán de ser protagonistas terminan arruinando los conceptos y, peor aún, un área completa; “aquí es cuando decimos: ‘¿cómo puede esta persona llevar un departamento de marketing?’”

Debe quedar claro que el consumidor de hoy en día no se fía de cualquier cosa, es capaz de abandonar una marca al no estar a gusto con la calidad de lo que se le ofrece, lo cual se traduce en pérdida de dinero para las empresas.

EE

Tu marca debe hacer feliz a los consumidores; asegúrate de que la gente del otro lado de la pantalla tenga la necesidad de lo que le estás prometiendo, que sea crea lo que le estás diciendo, que se compense lo que le estás pidiendo a cambio de lo que ofreces y que el competidor no iguale tus beneficios”, concluye el experto en marketing.

zyanya.lopez@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.