Transforme likes y seguidores en oportunidades de venta

Foto: Shutterstock

El inbound marketing es una estrategia que permite afianzar a los clientes y convertirlos en promotores de la marca, ésta se desarrolla en redes sociales, blogs y página web.

Las redes sociales son una herramienta importante para cualquier negocio, ya sea como un medio de comunicación o para promocionar productos y servicios, por eso cada vez más negocios se suben a esta tendencia, pero tener 1 millón de seguidores, likes y visitas no significa tener buenas ventas, se requiere crear campañas personalizadas y basadas en el cliente.

“En Latinoamérica, hay obsesión por las métricas de vanidad”, dice Carolina Samsing, directora de Marketing para HubSpot Iberoamérica, y precisa que para tener verdaderos resultados es necesario aplicar inbound marketing, estrategia que busca atraer potenciales clientes por medio de contenido relevante y útil, de forma orgánica.

El inbound marketing consiste en ofrecer contenido relevante y que resuelva un problema, esto en diferentes medios, ya sea en redes sociales, página web o blog, lo cual ayuda a que una persona tome la decisión de adquirir un producto o servicio y que se convierta en un promotor de la marca.

De acuerdo con el estudio “Estado de Inbound Latinoamérica 2017”, 79% de empresas de la región utiliza esta metodología para una estrategia de marketing; sin embargo, aún tienen grandes desafíos, 69% de los encuestados dijo que el principal objetivo es generar tráfico a su página web y obtener leads, es decir, información de posible cliente, 38% conocer el retorno de inversión que generan las estrategias de marketing, 30% manejo de sitio web, 28% asegurar un presupuesto y 24% identificar tecnologías adecuadas.

Carolina Samsing dice que muchas de las marcas pierden oportunidades de conversión porque se enfocan en atraer público y se olvidan de convertirlas en un verdadero cliente. “Lo que deberían tratar de hacer es entregar contenido o herramientas, por ejemplo, un libro electrónico que brinde información para comprar una cámara fotográfica o una herramienta para comparar distintos créditos hipotecarios”.

El problema es que cuando una persona navega y ve el blog o la página de la compañía no encuentra contenido de valor ni existen campañas para recabar información del potencial cliente a fin de continuar una comunicación.

“El mercado nos dice que efectivamente (las empresas) saben qué es lo que tienen que hacer, pero el desafío es cómo hacerlo día a día y manejar un retorno positivo”, explicó.


Contenido, la gran diferencia

El inbound marketing puede combinarse con el tradicional, la diferencia no radica en los canales de distribución, sino en el contenido y la forma en que se comunica, por ejemplo, enviar un correo personalizado en lugar de uno masivo que llegue a 5 millones de personas, se trata de agregar valor al contenido y centrarse en ayudar al cliente.

Carolina Samsing detalla que el inbound marketing consta de varios pasos, el primero es la atracción del cliente, que se hace por medio de blogs y redes sociales, el segundo consiste en convertir las visitas en la oportunidad de venta, con formularios es posible recabar información, el tercero es el cierre, es decir, cuando una persona se convierte en cliente, y el cuatro es convertirlo en promotor de marca, un apasionado de la marca que recomendará el producto.

De acuerdo con el estudio de Inbound Latinoamérica, Facebook (63%) y Youtube (59%) son los canales de distribución de distribución de contenido más utilizados este año, seguidos de Instagram (52%) y Whatsapp (33%), razón por la que debe aplicarse inbound marketing en estas plataformas.

Convertir un prospecto en cliente requiere de una estrategia completa y muchos canales: para redes sociales, página web, marketing, SEO y blog, por ello HubSpot creó un software que permite aplicar toda la estrategia en un mismo lugar.

De esta forma, es posible “medir exactamente por qué canal llegan los clientes, cuál es el más efectivo y así tomar decisiones informadas e inteligentes con respecto del presupuesto de marketing”.

Con esta información, la empresa sabe si una persona visitó su página web, recibió un correo electrónico y si lo abrió y en qué momento. “Va a tener una información más rica para poder entregar una experiencia centralizada y adecuada a tus necesidades”.

Por ejemplo, en una campaña de contenido inteligente, la persona que visite una página encontrará contenido diferente a si lo hace una gran empresa o una pequeña y mediana, “porque las necesidades y productos son distintas”.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario